El público abandonó Mestalla en silencio. La grada no pidió que se fuera nadie. Si Lim estaba esperando el famoso “vete ya” para tomar alguna decisión, que siga esperando en Singapur. La afición estuvo con los suyos de principio a fin y se fue sin saber muy bien qué decir. Nadie entiende qué le está sucediendo al Valencia esta temporada. No es normal. No lo son sus 11 empates en 19 jornadas ni tampoco que en casa solo hayan ganado dos partidos de 10. Pero resulta menos entendible lo que le cuesta hacer un gol. Solo lleva 17 aún teniendo tropecientas ocasiones por partido, a cual más clara. Contra el Real Valladolid, un penalti incluido. Y por el contrario con poco le hacen muchísimo daño. Alcaraz, en el único disparo entre los tres palos pucelanos, pero qué disparo, coló el balón por la escuadra de Neto y encaló la pelota de Marcelino en el tejado de Singapur.

El gol de Alcaraz premió la disciplina del Real Valladolid y ensalzó la mala suerte que tiene el Valencia. Ese gol, golazo, evita que los blanquinegros espantaran sus fantasmas, sus miedos. Lo que no privó es que el público reconociera, aunque fuera con su silencio, la entrega de los suyos, lo injusto del resultado. Un puntazo para los blanquiazules, una puñada para los ché. El gol de Alcaraz dejó en nada el dominio de principio a fin de los ché y la demostración de capitanía de Parejo.

Parejo, durante la celebración de su gol, abrazó a Marcelino con todo su afecto y arropó al proyecto con su calidad. Su gesto fue una explosión de rabia contenida. De alegría en conserva y parecía un portazo a la desesperación. Pero no lo fue. No es normal lo que tiene que sufrir este Valencia para hacer un gol. Que se lo digan a Rodrigo, que falló un penalti, o a Santi Mina, que mandó al limbo un balón que lo golpea sin querer y acaba dentro. La celebración de Parejo fue también una llamada a Singapur para que se estén quietos, para que Peter Lim siga creyendo en este Valencia como Parejo lo hizo durante el partido. Pero Alcaraz lo puso todo en cuarentena.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Alcaraz acorrala a Marcelino
Alcaraz acorrala a Marcelino