“No hay indiscutibles”, repite una y otra vez Solari ante los micrófonos. Especialmente, para defenderse en el Caso Isco. Una justificación que ahora tendrá que demostrar con Gareth Bale. El 6-1 en la vuelta ante el Melilla sirvió para que Isco y Asensio, dos de los jugadores discutidos durante la etapa del argentina, marcaran goles a pares. A la fiesta se unió Vinicius, un futbolista que conecta con el Bernabéu… y con el palco del Bernabéu. Tres problemas para Bale, cuya titularidad es cada vez más resbaladiza. Mientras le aprietan, el galés vive su peor racha goleadora en Liga desde que llegó al Madrid.

Isco es un viejo conocido de Bale en lo que a pelear por un puesto se refiere. Le adelantó en el tramo final de la 2016-17 en el que el malagueño terminó siendo el titular en Cardiff, en la Duodécima. También un año después en Kiev ante el Liverpool, en la Decimotercera. Ahora, aunque Solari está aún pendiente de concederle a Isco el indulto, el 22 madridista empezó a pedirlo ofreciendo sonrisas en el trámite ante el Melilla. También golazos, como el primero suyo. “Un gol de esos que justifica el gastarse la pasta para ir al Bernabéu”, así lo narraba Antonio Romero en Carrusel Deportivo. 

Asensio es otro problema para Bale. La BBA (Bale-Benzema-Asensio) desplaza al balear a la izquierda pero sigue demostrando que, donde está más cómodo, es en la banda derecha. El carril del galés. A Asensio le gusta entrar de derecha para golpear con la precisión de su zurda. Así fue su primer gol al Melilla. Un doblete que reconduce el debate sobre el rendimiento de Asensio a si debería dársele una oportunidad en su hábitat natural.

El tercero en introducirse en escena es Vinicius. Pecado de Lopetegui, agitador del Madrid que empezó a salir de la crisis con Solari y suplente perpetuo en las últimas semanas. El Melilla, como en la ida, fue su petición pública de minutos. Al brasileño no le importa entrar por la banda izquierda, lo que dejaría la contraria para Asensio. Tienen química. “Siempre que participo, Marco quiere que entre en juego”, explicaba el brasileño ayer. También la tiene con Benzema…

Un 6-1 que congestiona el ataque de jugadores al alza. “Me siento feliz por Isco, por Asensio, por Vinicius…”, admitía Solari. Ceballos hablaba de que los titulares tienen que “apretar el culo“. El domingo, en Huesca, Solari tendrá que confrontar su filosofía pública, la de que no hay titulares por decreto, con el empuje de Isco, Asensio, Vinicius y las molestias físicas de Bale, que le impiden entrenar… aunque no haya parte médico oficial que indique lesión alguna. 


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Bale tiene tres problemas
Bale tiene tres problemas