En el revolucionario once del Oviedo para recibir al Mallorca, destacaba por encima del resto de novedades el nombre de Nereo Champagne. El argentino disfrutaba al fin de su primera oportunidad en el once en un choque de Liga, reducida su participación hasta ahora a 90 minutos en la Copa, precisamente también ante el conjunto bermellón. Anquela decidió remodelar su once y el cambio de portero fue uno del movimientos elegidos para intentar que llegara la reacción.

Y ésta llegó a media. El Oviedo firmó unos excelentes primeros 45 minutos en los que pudo dejar el choque sentenciado. Pero al falta de acierto permitió respirar al Mallorca que, con 1-0 en contra, sabía que llegaría su oportunidad. En una segunda mitad loca, el choque pudo caer de ambos lados. La figura de Champagne se agigantó en la última jugada del encuentro para ganar en el mano a mano a Aridai y salvar al menos un punto para los azules. Un botín que a los de Anquela le sabe a poco.

“Yo estoy para eso, para parar. Otros hacen los goles o dan los pases y a mí me toca detener”, explicó con sencillez el portero argentino, para quien el Oviedo había mostrado una buena imagen en el Tartiere: “La primera parte fue por el manual, diría que magnífica. Después la cosa se igualó. Pero hay que analizar las cosas con tranquilidad y quedarse con la parte positiva. El fútbol no entiende de merecimiento”. La apuesta por el portero argentino parece que tendrá continuidad en las próximas semanas. Justo cuando la competición se pone interesante para los azules. Los de Anquela visitan este sábado al Deportivo en Riazor, antes de recibir al Sporting el día 17 en el derbi asturiano, el partido más esperado por los aficionados del Principado. Tras enfrentarse otra vez en casa al Reus, los azules vuelven a visitar otro de los campos más complicados de la categoría, el Insular de Las Palmas.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
Champagne toma la meta azul
Champagne toma la meta azul