Francisco ha necesitado poco menos de un mes para que su Huesca haya pasado de ser un equipo en caída libre a asimilar unos conceptos que han despertado un contenido optimismo en la afición , ya que solo ha conseguido un punto de los nueve que ha disputado. El entrenador almeriense cogió el relevo de Leo Franco en el banquillo de El Alcoraz y poco a poco está levantando un proyecto con su liderazgo por bandera y con tres premisas claras: recuperar la mejor versión de sus jugadores, trabajo concienzudo táctico y mano dura con su plantilla. 

En sus primeras sesiones, Francisco y su cuerpo técnico se dedicaron a levantar el ánimo de su plantilla. El preparador andaluz ha insistido en todas sus comparecencias públicas que el nivel de sus actuales jugadores es mucho más grande que el que se ha visto en el inicio de la temporada en Primera División. Las charlas grupales y colectivas han convencido a unos jugadores que parecían perdidos y que han encontrado en su nuevo entrenado al guía que necesitaban. 

Una vez recuperado el aspecto anímico, el entrenador estudió su plantilla y poco le ha costado encontrar un dibujo en el que lucen las virtudes de sus jugadores más destacados. El técnico se encontró a cuatro centrales de nivel (Pulido, Semedo, Etxeita e Insua) y decidió apostar sobre ellos el peso del equipo, jugando con una defensa de cinco que paliara la sangría goleadora que estaban recibiendo los altoaragoneses. Además de trabajr el dibujo táctico, también han llegado sus primeras pinceladas de estrategia ya que el gol de los oscenses ante el Getafe llegó en un córner en el que los múltiples bloqueos dejaron a Etxeita en una posición franca para hacer el 1 a 0. 

El tercer aspecto que marca el “efecto Francisco” pasa por su mano dura. El técnico penalizó de forma interna la salida nocturna de Ruben Semedo en Sevilla tras la derrota del Sánchez Pizjuán. El defensa salió sin permiso y el entrenador castigó al jugador. Tampoco dejó pasar el gesto de Cucho cuando fue sustituido la pasada jornada y reprendió al delantero colombiano tras su desprecio. Unos actos que no han caído en saco roto y que han gustado a la afición, que reaccionó de forma inmediata a la petición de calentar el ambiente que hizo el entrenador en los últimos minutos ante el Getafe. Franciso ha caído de pie en Huesca y su carisma está clanado tanto dentro como fuera de la plantilla azulgrana. 

Akapo respalda el trabajo de Francisco 

Carlos Akapo atendió a los medios de comunicación en el regreso a los entrenamientos: “El equipo estaba reforzado, concentrado y pendiente. Todo lo que el míster nos está transmitiendo de lo que él sabe y quiere, lo estamos recogiendo bien. En el campo se ve que ahora mismo la defensa de cinco nos está sirviendo bastante y nos estamos compenetrando muy bien. El equipo se vió muy sólido y es la línea a seguir ahora mismo”. Explicaba el lateral.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
El ‘efecto Francisco’ ya cala
El ‘efecto Francisco’ ya cala