El Leganés ha empatado en Girona (0-0) en un resultado que cicatriza una de las heridas que lo desangraba lejos de Butarque. Llevaban los blanquiazules trece partidos consecutivos fuera de casa encajando al menos un gol. En Montilivi es la primera vez que no reciben ninguno desde el 4 de febrero, cuando los entonces dirigidos por Garitano empataron a cero frente al Getafe en el Coliseum. Algo más de nueve meses después, ahora de la mano de Pellegrino, se ha repetido la gesta. Ha costado lo suyo.

Porque tuvo el Girona una clara ocasión en el 82′ con un balón al palo que luego Stuani mandó a las nubes con Cuéllar ya lesionado sobre el verde catalán. El portero se lesionó minutos antes. No pudo seguir. Lunin lo suplió para debutar en Liga justo la semana en la que se ha desvelado que el Real Madrid meditaba repescarlo para cederlo a otro equipo en el que juegue más. 

El caso es que la bola no entró y se pudo romper la mala racha. Es un nuevo “brote verde” (Pellegrino dixit) que añadir a los escasos guiños con los que el Leganés parece recuperar la confianza allende su estadio, donde acumula ya 22 encuentros sin vencer. Desde el 15 de octubre de 2017.

Ayudó a blindar esa fe, por ejemplo, el empate a uno en Mestalla, el primero que conseguía de visitante también desde aquel 0-0 contra el Getafe del 4 de febrero. En las últimas tres salidas, los blanquiazules han empatado dos y caído en un duelo (contra el Levante) en el que se mandaron dos balones a los palos. La evolución positiva es evidente. 

“Estamos contentos con el punto”

Es básico mejorar la parte ofensiva. Pero para salir de abajo hay que tener solidez defensiva. Noto una mejoría notable del equipo en cuanto a llegadas y seguridad en lo que se hace. Son muchos jugadores nuevos y míster nuevo… Pero poco a poco lo estamos consiguiendo”, analizó tras el partido José Recio para BeIN Sports

“Hemos visto cerca nuestra victoria. Ellos han tenido ocasiones claras, pero nosotros también. Eso demuestra una mejoría grande. El equipo aprieta bien. Tras el descanso sabíamos que ellos no podían aguantar la misma presión que habían tenido en la primera parte”, analizó al respecto de un partido en el que también puso defectos.  

“Sobre todo tener más calma con el balón”, dijo con tono crítico. “Dar dos, tres pases seguidos para desgastarlos”, continuó con su análisis. Pese a todo, el Girona “no nos han creado peligro. En la segunda hemos ido a por el partido y hemos sido dominadores. Fuera de casa siempre es difícil. Pese a que queríamos ganar, estamos contentos por el punto“, zanjó el pivote. 

 


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
El Leganés vuelve a blindar su meta de visitante
El Leganés vuelve a blindar su meta de visitante