Veinte años después de la última victoria de un jugador francés, un crack llamado Zinedine Zidane, la esperanza de que un galo ganase el Balón de Oro 2018 era enorme. Hasta tal punto que, hace unas dos semanas, el rumor de que Antoine Griezmann iba a recibir el prestigioso trofeo se hizo muy fuerte del otro lado de los Pirineos. Algo que, aunque no fuera cierto, demostraba la fuerza del deseo de mis compatriotas. Lógico después de que el líder técnico del Atlético haya conquistado la Europa League y el Mundial, siendo además el mejor jugador de las dos finales. También el palmarés de Varane este año y la brutal irrupción de Mbappé aparecían como dos alternativas de peso a Grizi. En la cabeza de los franceses, el balón de oro debía recalcar en un francés… sí o sí. De ahí la decepción que hubo en París el lunes en una ceremonia majestuosa durante la cual se oían fuertes aplausos y gritos de entusiasmo cada vez que uno de estos tres candidatos galos aparecía en la pantalla gigante.

Sentimiento. En los medios de comunicación también se escucharon y se leyeron, ya pocos minutos después del anuncio, palabras críticas sobre la decisión del jurado. Un sentimiento general de injusticia que se transmitió también en las redes sociales. “Sin embargo, creo que la gente hubiera estado mucho más enfadada si Cristiano hubiera sido el vencedor y más tras su temprana eliminación en el Mundial”, nos confesaba ayer una persona cercana a uno de los candidatos al premio. Pero Modric es un ganador totalmente “legítimo”. Un reconocimiento al croata que se podía ver claramente en el L’Equipe ayer con palabras tan significativas como “clase”, “inteligencia” y “finura” usadas al describir al madridista en su editorial.

Análisis más compartido entre los comentaristas era que el Mundial había perdido peso frente al gran poder de la Champions y que conquistar el título más importante para una selección ya no era decisivo de cara al Balón de Oro. Aquí están los ejemplos de 2010 y de 2014 para comprobar que lo de este año no es realmente sorprendente. También explicaron en la radio RMC que el juego defensivo de Francia tampoco había ayudado. En su mayoría los franceses están “tristes” porque era una ocasión única de ver a un compatriota suyo levantar el Balón de Oro, pero que lo haya ganado un jugador tan elegante y una persona tan tierna y simpática no puede ser considerado como un escándalo. Es incluso, dentro de la decepción, una pequeña compensación.

En Portugal. Otros no han tenido el mismo fair play. Elma Aveiro y Miguel Paixao, hermana y amigo de Cristiano respectivamente, criticaron con dureza en las redes la elección de Modric. “Por desgracia, este es un mundo que vive de la pobreza, la mafia y el hijo de p… del dinero. El poder de Dios es mayor que toda esa putrefacción. Dios tarda, pero no falla”, escribió Elma. “Es una gran falta de respeto hacia quien realmente ha hecho más que suficiente para ser considerado una vez más el mejor”, lamentó Paixao.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Francia acepta a Modric
Francia acepta a Modric