Iborra sólo lleva una semana en Vila-real, pero parece que será el clavo ardiendo al que se aferre Luis García para salir de la depresión. El técnico lleva ya cinco partidos al frente del Submarino y, pese a que no ha perdido y acumula una victoria y cuatro empates, números más que notables, la sensación es que su equipo sigue sin gustar ni despegar por los agujeros de su sistema defensivo. Con el mediocentro busca un tres en uno: equilibrio, poderío en el juego aéreo y más llegada al área. El Getafe exige tanto como un jefe o una dietista (sigue el partido en directo en As.com).

El equipo de Bordalás es un hueso. Un incordio en la presión, un cerrojo en su cueva y un martillo al espacio. Por eso saca ocho puntos a su adversario en la tabla y fue el tercer equipo menos goleado en 2018 de las cinco grandes ligas tras la Juve y el Atlético. Y, además, llega fresco. En Copa rotó el once al completo. Esta vez retocará la pizarra por la sanción de Damián. Foulquier, multiusos, hará de lateral.

Con un ogro enfrente, Luis García está obligado a dar un paso más, pese a que lo que más le obsesiona es el orden. Primero, por necesidad: el Villarreal necesita sumar de tres en tres si no quiere ponerse a temblar (el siguiente duelo es ante el Athletic…). Y segundo, por orgullo. Curiosamente es el técnico que más partidos ha dirigido al Getafe en Primera (103, casi el doble que Bordalás, que lleva 56) y, sin embargo, enganchó a la afición la mitad que su rival. Hoy podría jugar con un ariete y el Getafe, con tres. Mata puede entrar en el único puesto que baila cada jornada en la banda izquierda del Geta. Si entra, que está por ver pese a que descansó entre semana, Bordalás le juntaría con Molina y Ángel. Una decisión que sería un claro mensaje a los que sólo ven la agresividad de un equipazo.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Iborra acude al rescate ante el rodillo del Getafe de Bordalás
Iborra acude al rescate ante el rodillo del Getafe de Bordalás