De atrás hacia adelante, faltarán en el Madrid Courtois, Kroos, Llorente, Asensio, Lucas Vázquez y Bale y son muy improbables el griposo Vinicius y Mariano. Se requiere, pues, una extravagancia para hacer un once en el que no figure Isco, pero hasta ahora Solari se las ha apañado bien en eso, incluso en la Copa. Sólo dos veces en 16 partidos estuvo en la alineación inicial del argentino, en choques intrascendentes. Por tanto, ni siquiera hoy es seguro en el once de un Madrid reducido a la mínima expresión por las bajas. Si Vinicius está apto, puede dejarle fuera Valverde, contando con que Ceballos podría ejercer de cuarto centrocampista. Si el brasileño no está a tope, deberá inventarse un solución estrafalaria (Marcelo por delante de Reguilón, Brahim de salida, Odriozola de Lucas, Cristo…).

La Copa le dio a Solari la ocasión de oxigenar a Modric y Marcelo, dos puntales fuera de punto toda la temporada, que regresarán hoy. Y el portero será Keylor, cuya entereza tiene reflejo aritmético: encaja menos goles que Courtois (0,88 por partido por 1,28 del belga) y se mantiene imbatido en casi la mitad de sus actuaciones.

El Betis pone la pelota

Al Betis el partido le llega en mejor momento. Es sexto, el puesto que tanto se celebró el curso pasado y está en camino de mejorar. A estas alturas tenía dos puntos menos y era décimo en 2018. Setién le ha dado el aire de un grande. Empata en posesión con el Barça (al que ganó en el Camp Nou) y supera al Madrid, y es tercero en acierto de pase, pero esa cuidadísima elaboración no encuentra correspondencia en la definición. Es séptimo en goles y décimo en disparos a puerta. Sus tres delanteros no suman ni un tercio de total de tantos del equipo y Serra Ferrer anda buscando un nueve (Lucas Pérez) en el mercado tras el fichaje del extremo mexicano Lainez. Los resultados, en cualquier caso, han reafirmado a Setien en su estilo. “Futbolista te hace el balón, no ir tras él”, predica un técnico que aprendió de Luis como educar un vestuario y de Cruyff como hacerlo funcionar en el campo.

El jueves, en Copa, jugó por primera vez desde hace casi un año con una defensa de cuatro, pero, con Junior como incógnita, es posible que regrese a los tres centrales. De ganar se pondría a un punto de este Madrid en el que no quedan certezas: ni siquiera la de la plaza de Champions.

 


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Isco se vuelve casi inevitable en para Solari en el Villamarín
Isco se vuelve casi inevitable en para Solari en el Villamarín