La estrecha relación entre el Rayo Vallecano y el River Plate se remonta a 1953, fecha en la que quedaron hermanados y desde la que mantienen una buena relación que llega hasta la actualidad con sentimientos recíprocos por parte de ambos clubes y aficiones.

El Rayo Vallecano se fundó en 1924 y comenzó jugando con una camiseta blanca. En 1948, debido a problemas económicos, entabló conversaciones con el Atlético de Madrid, con el que hizo un convenio de colaboración y le cedió algunos jugadores a cambio de que dejara de vestirse igual que el Real Madrid y en su equipación hiciera algún guiño al conjunto rojiblanco.

La decisión que tomó la directiva del Rayo fue la incluir en su camiseta una franja roja similar a la de River Plate, un equipo con reconocido prestigio en Europa por los jugadores que participaban en sus partidos internacionales.

El convenio con el Atlético solo duró un año, pero el cariño del Rayo por el River hizo que de ahí en adelante siguieran vistiendo en su camiseta una franja roja que el equipo argentino, fundado el 25 de mayo de 1901, lució desde sus inicios como copia de unas cintas rojas que se usaban en un carro que participaba en un carnaval en Buenos Aires.

El hermanamiento definitivo entre River y Rayo se produjo en 1953, con ocasión de una visita de los argentinos a Madrid para disputar un partido en el Bernabéu. Los dirigentes del equipo vallecano obsequiaron a los argentinos con una foto firmada de la plantilla y ellos respondieron regalando dos juegos de sus equipaciones compuestas por camisetas, pantalones, medias y botas.

Veinticinco años después, en 1978, el Torneo Villa de Madrid reunió en la capital española al Derbi Country, Atlético de Madrid, River Plate y Rayo Vallecano. En la semifinal del torneo, que ganó River Plate, el conjunto argentino venció al Rayo por 1-0 con un gol de Norberto Osvaldo Alonso.

A lo largo de la historia también algunos jugadores españoles han hecho guiños al equipo argentino. Uno de ellos fue Bolo, que el 19 de noviembre de 2000, tras marcar un gol con el Rayo frente al Málaga, lo celebró vistiendo una camiseta de River con la mítica publicidad de Quilmes. En Vallecas, durante los partidos del Rayo, no es raro ver de vez en cuando alguna bufanda ondeando al viento con los colores de River, un equipo querido en el barrio madrileño y al que siguen sus partidos numerosos aficionados vallecanos.

La estrecha relación que mantienen se reflejó también hace casi tres años, en marzo de 2016, cuando Diego Turnes, vicepresidente del River Plate, y Raúl Martín Presa, presidente del Rayo, se reunieron en Madrid para fortalecer lazos de unión entre ambos y diseñar algunos proyectos de futuro, como la disputa de un encuentro amistoso ese verano que finalmente no se llegó a producir por el descenso a Segunda del equipo español.

“Sería muy bonito. Siempre hemos estado unidos por la franja”, confiesa Martín Presa, admirador de River y conocedor de las maravillas de aquel River Plate de los años cuarenta por su padre, Santiago, que es argentino. “Para nosotros es un orgullo vestir los mismos colores que ese River que se llamó ‘La Máquina’ y fue el primer equipo que enseñó a jugar al fútbol al mundo. Además tuvo, según mi padre, al mejor jugador de todos los tiempos, el ‘Gaucho’ Moreno, declaró el presidente.

De River Plate también han llegado a Vallecas varios jugadores a lo largo de su historia como el central Horacio Ameli (1996-98), el centrocampista Bruno Zuculini (2016) y, sobre todo, Chori Domínguez (2012-13 y 2017-18), que formó parte de la histórica plantilla que logró el octavo puesto en Primera y después el último ascenso a la máxima categoría.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Rayo y River, dos equipos unidos por una franja
Rayo y River, dos equipos unidos por una franja