“Me vais a permitir que no me descalce ¿eh?”, lanza entre sonrisas Alberto Uribe-Echevarría, precandidato a la presidencia del Athletic, en alusión a la pose de su rival (Aitor Elizegi) en AS un día antes, sin zapatos sobre una bandera rojiblanca. En la distancia corta, Alberto es cercano, afable y con una mirada clara.

Vamos con lo reciente, como hicimos con Elizegi: la destitución de Berizzo, el equipo en descenso… ¿Aterra?

Soy optimista por naturaleza y me gusta irradiar ese optimismo. Lo sabe la gente que me conoce. Y en este caso, igual, creo que tenemos una plantilla de sobrada calidad y potencial para estar mucho más arriba y no hay ninguna duda de que vamos a salir pronto de esa situación complicada.

¿Es tan optimista de no haber pensado ni remotamente que puede ser el presidente de un Athletic en Segunda?

No me he presentado a esta historia por la coyuntura: si es buena voy y si no, también. Creo en el Athletic, ha salido en 120 años de historia de coyunturas como ésta. Estoy dispuesto a estar en las duras y las maduras.

¿Gaizka Garitano es la solución a los males?

En Lezama hay una comisión deportiva que tiene todo el conocimiento del mundo. Seguro que la decisión es la correcta porque están muy preparados.

¿Ve a Garitano para más tiempo? A nivel particular.

No me puedo desdoblar mucho entre socio y candidato. Gaizka tiene mucha capacidad y disponer de ese entrenador habla de que las cosas se planifican, no se improvisan.

¿Urrutia no le consultó nada sobre la destitución?

Ni él ni nadie, porque casi solo estoy para los medios. No he hablado con él desde el día que dimitimos.

En la línea continuista, Aldazabal se negó y luego Corres. ¿Se siente tercer plato?

No todo lo que se ha dicho es cierto, lo de las negativas… Ante una ventaja objetiva desde el punto de vista legal por el tema patrimonial teníamos claro que por responsabilidad no íbamos a dejar al Athletic sin junta directiva. Sabíamos que uno de la anterior junta iba a ser candidato. Hay gente con sobrada preparación para ser presidente o presidenta y en un momento los focos miraron hacia mí porque estoy jubilado, tengo más tiempo libre para dedicarme en cuerpo y alma al Athletic y conocimiento. Doy el paso por ilusión, confianza, optimismo, fe en el Athletic…

Insisto ¿estaba en la recámara?

Lo he oído pero no ha habido jerarquías de ningún tipo.

Huye de la etiqueta ‘Urrutista’.

Lo que quise es reivindicar mi espacio. Es una obviedad decir que yo no soy Urrutia, pero no reniego ni abomino de las muchas cosas buenas que se han hecho durante la presidencia de Urrutia. Valores como la seriedad, responsabilidad, el poner al Athletic por encima de tus intereses personales, la defensa a ultranza de los intereses del socio en contra de otros que no son del Athletic, forma parte de un tronco que yo lo llevo conmigo. Me siento muy orgulloso de haber sido participe de esos valores y por supuesto van a estar conmigo si soy presidente.

Más que junta continuista es repetición de la anterior.

La mía es diferente, ni mejor ni peor, tengo mi propio estilo. Si Josu siguiera de presidente seguiría haciendo mejora continua. Tenemos la experiencia de saber dónde hay que apretar las teclas, hacer matices nuevos. Viene gente nueva con otras ideas y un espíritu crítico. Nos introduce frescura y nos ayudará a hacer un Athletic todavía más cohesionado.

La presencia de Mario Fernández, que promocionaba otra plancha, es un golpe de efecto.

Eso lo valoraréis vosotros. No estoy haciendo nada por el éxito electoral. Cuando formé la plancha no había más candidatos. Yo fiché a Mario para mi empresa, nos conocemos bien, lleva el Athletic en la venas. Tiene un montón de ideas y no se trata de un golpe de efecto sino de sumar.

Me recuerda al Urrutia del minuto uno en 2011, mucho más comunicativo pero derivó a algo muy distinto.

No estoy muy de acuerdo en que Josu Urrutia haya ido derivando, lo dices tú…

¡A parte del entorno le ha dado la espalda!

Ha hecho muchas cosas el primer día y el último y entre medias. Yo soy un tío normal. Tengo un tono conciliador, amable, me gusta ser coherente y llevo siendo así 59 años.

Pero la política de incomunicación, ha enrarecido la relación con la prensa.

¿Política de incomunicación? No creo mucho en las políticas. El Athletic tiene que comunicar bien y lo que le interese, y cuando y como interese. Si por quedar bien con vosotros vamos a comunicar algo que no le conviene al Athletic no lo vamos a hacer. Formáis parte del ecosistema del Athletic, no sois el enemigo pero cuando tengamos intereses contrapuestos voy a anteponer los intereses del club. Si se pueden conciliar todos los intereses, lo haremos. El Athletic tiene que comunicar lo que le parezca y cuando le parezca, siendo lo más amable con vuestros intereses.

Estamos de acuerdo en lo de ‘café para nadie’, tratando a todos los medios por igual, pero cuando nos necesitan, como ahora…

Ahora nos vienen bien estas entrevistas pero vosotros las habéis pedido…

…¡otras veces también!

Considero que ahora no represento al Athletic sino a una candidatura.

Elizegi le elogia, usted le respeta. ¿Esto puede acabar en una confluencia de planchas?

No lo he pensado ni considerado. No me gusta cerrarme a ninguna posibilidad, tener líneas rojas. Si existe esa posibilidad y fuera bueno para el Athletic y conciliable con las personas que me rodean…

¿Cuántas firmas lleva?

No sé, hay mucha gente involucrada. Tengo la sensación de que la cosa va bien.

¿Es el candidato del PNV?

No. Se lo deberías preguntar a ellos. No estoy afiliado a ningún partido ni me considero candidato de nadie. Si una persona de cualquier sensibilidad política tiene a bien apoyarme, estaré encantado.

Hable de esa famosa hucha que crearon…

He sido el responsable de las finanzas del Athletic. Si no hubiese una situación adecuada no me postularía a la presidencia, estaría más loco de lo que estoy. La Ley del Deporte de 1990 establece que las juntas directivas responden con sus propios bienes de las pérdidas que se originen durante su gestión. Sacan una foto al patrimonio del club el día que entras y el día que sales. Si hay un patrimonio inferior al que cogiste, la diferencia la pones de tu dinero. El aval es una garantía de que lo vas a poner de tu dinero. La línea continuista es que a nosotros nos sacan la foto de 2011 y a otro la de 2018. Hemos generado 300 millones de beneficios y en 2011 lo cogimos con menos cuatro millones.

Si hay un +300 ¿por qué crean la hucha?

Para que un candidato no tenga ese riesgo. Si lo coges en +300 y lo dejas en +290 tienes que poner diez millones o vender un jugador.

Hay amortizaciones de fichajes…

Por eso entre otras cosas hicimos una provisión, que a nosotros no nos vale, porque la foto es la misma. La hicimos para los demás.

La plantilla está sobredimensionada en cuanto a nivel salarial: Yuri, Muniain, Williams… Eso generará problemas.

Pero qué preferís ¿que esté Yuri o que no? ¿o Iñigo Martínez?

Que estén, claro.

Pues si están, la masa salarial se incrementa. Podemos discutir si se han hecho renovaciones o fichajes que no había que hacer. Pero no me puedes echar en cara que te gustan los fichajes y luego que tienen un coste económico.

Esta filosofía parece que engordar los salarios…

Si estamos tan orgullosos hay que abrazarla con lo bueno y si tiene algo de malo, con lo malo. Nos da fortaleza. La economía no es el problema del Athletic. Está en el mejor momento económico de sus 120 años de historia.

¿Fichará a Ibai Gómez, Herrera, Llorente…?

Habrá que ver qué opciones hay, lo que dice la comisión deportiva…

¿Quién irá por Amorrortu?

Hay tiempo para mirarlo.

Los jugadores se van, algo se está haciendo mal.

No puedes responsabilizar al club de eso. El Athletic tiene que hacer algo, y aita, ama, osaba, el vecino… Si queremos que el Athletic sea la representación de nuestro pueblo entre todos, la tribu como decía Josu Urrutia, tenemos que hacer que un jugador aunque quiera oír el himno de la Champions desee quedarse.

¿Es bueno para el Athletic que no haya cláusulas?

Es bueno. ¿Para qué poner precio a la vida o la muerte? En Inglaterra por ejemplo no se va nadie sin negociar.

¿Su opinión en torno a traer extranjeros?

Soy un enamorado de la filosofía del Athletic y no tengo ninguna intención de cambiarla. Cualquier precisión debe surgir de la masa social. Si hay una iniciativa por parte de los socios lo debatiremos.

Las relaciones con los clubes vecinos no atraviesan su mejor momento.

Eso lo dices tú.

Con Osasuna están rotas, con la Real no las hay, más Alavés…

Me gusta llevarme bien con la gente. La primera prioridad es el Athletic y la segunda llevarme bien con todo el mundo.“Me vais a permitir que no me descalce ¿eh?”, lanza entre sonrisas el precandidato continuista a la presidencia del Athletic, en alusión a la pose de su rival en As un día antes, sin zapatos sobre una bandera rojiblanca. En la distancia corta, Alberto es cercano, afable y con una mirada clara

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”,serif;}


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Uribe-Echevarría: “La economía no es el problema del Athletic”
Uribe-Echevarría: “La economía no es el problema del Athletic”