Simeone volvió a apostar por un once plenamente ofensivo a pesar de la ausencia de Luis Suárez. Carrasco en la izquierda, con toda la banda para él casi como carrilero, Llorente en la derecha para explotar su físico y João Félix y Correa en ataque. Koke y Saúl realizaron un trabajo espectacular en el doble pivote y la línea de tres centrales volvió a ser efectiva, con Hermoso encontrando su sitio y Giménez y Savic enormes.

Oblak: No había tenido que actuar en los primeros 40 minutos, hasta que Messi se adentró en el área y le puso a prueba con un disparo cruzado que resolvió a la perfección. En el inicio de la segunda parte los zagueros se durmieron en el balón parado y tuvo que estar atento para atajar dos cabezazos de Lenglet. También de un testarazo le probó Griezmann, pero no tuvo mayor dificultad. Otra portería a cero, y van dos goles en contra en ocho jornadas.

Trippier: Cuando juega Hermoso en la otra banda, tiene mucha libertad en ataque con la defensa de tres centrales que se forma a su espalda. Se sumó por la derecha como una salida cuando el equipo no veía el espacio por dentro y trató de encontrar a Llorente con sus desmarques al espacio. Con la colaboración del ’14’, midió bien a Jordi Alba, sin permitirle llegar a línea de fondo. El inglés pasó por un bache del que se ha recuperado con un nivel altísimo.

Savic: Regresó de los compromisos internacionales con molestias, pero es inamovible en el centro de la defensa y pudo estar en la gran cita. Muy seguro, es el encargado de desplazarse a la derecha cuando Trippier sube y el equipo cierra con tres. Bien el los centros laterales, aunque el equipo acabó sufriendo a balón parado. Rapidísimo para enmendar un error en la salida de Oblak y para evitar la contra blaugrana en el descuento. Está haciendo una temporada enorme.

Giménez: El vértice defensivo en la nueva zaga con tres efectivos, da una seguridad tremenda tenerle detrás. Muy seguro con balón pese a esa responsabilidad, bien por arriba y rápido al corte. Buscó que ni Griezmann ni Messi pudiesen recibir cómodos encimando de espaldas y buscando adelantarse.

Hermoso: Se ha hecho con el puesto en el lateral izquierdo en Liga, cerrando prácticamente con una línea de tres centrales en ataque para liberar a los mediocentros y con la ayuda de Carrasco por su costado en defensa. Tuvo mucho trabajo con la presencia de Dembélé a su espalda, donde también aparecían Griezmann y Messi. Responsabilidad en la salida desde atrás, donde tiene buen toque para no rifar el esférico y así se generó el gol del belga, cuando Hermoso buscó tocar por dentro en lugar de rifarla. Gran partido de un jugador que está creciendo mucho en ese puesto.

Saúl: En el día de su 26 cumpleaños volvió al doble pivote junto a Koke. A la primera que tuvo probó a Ter Stegen con un gran zurdazo desde la frontal del área. En defensa el papel de pivote, en ataque libertad total para caer a la izquierda y acercarse al área rival, con Koke como iniciador de juego con la línea de tres centrales.

Koke: Vio una amarilla muy temprana por parar una contra de Dembélé, pero no frenó su enorme despliegue. El jugador llamado a iniciar todos los ataques del equipo y ser el foco para sus compañeros, sin dejar de pedirla. Al principio no tuvo fácil romper líneas ante el centro del campo blaugrana, pero fue creciendo y siempre trató de encontrar al compañero mejor colocado oxigenando los ataques. Trabajo fantástico en la presión, principalmente en la segunda parte, para robar muchísimos balones. Acabó gobernando el centro del campo, está en un estado de forma inmejorable y es capital para este equipo.

Llorente: Interior derecha de partida, buscaba constantemente la espalda de Jordi Alba para hacer daño y así tuvo una ocasión fantástica que remató al larguero con un fantástico derechazo tras el pase de Correa. Físicamente muy superior a Pedri cuando se tuvieron que medir en el cuerpo a cuerpo, cuando echa a correr con metros por delante es muy difícil de parar. Trabajador infatigable en los 72 minutos que estuvo sobre el césped, colaboró mucho con Trippier y con los pivotes.

Carrasco: Volvió al equipo tras perderse cuatro partidos por lesión y lo hizo con gol y demostrando que es muy importante para este equipo. Recibió una balón al espacio de Correa, llegó antes que Ter Stegen, al que regateó con un caño y no falló desde lejos. Tuvo una posición de partida como carrilero por la izquierda, algo a lo que acostumbra con la selección belga. Muy atento a cerrar la banda a Hermoso, en ocasiones dudó con el madrileño quién tenía que ser el que cubriese la espalda con Dembélé completamente abierto. 

João Félix: No tuvo una primera parte cómoda, ya que la falta de un ‘9’ permitía a los centrales salir a cerrarle y a obligarle a jugar de espaldas. En esa faceta consiguió ser un foco para la salida del equipo cuando estaba ahogado, principalmente para Hermoso, que le buscaba para que sacase alguna falta o mantuviese la posesión. Así se inició la jugada del gol de Carrasco. Con el paso de los minutos pudo ir entrando en juego con más consistencia. No vio al belga en una ocasión donde marchaban dos contra uno. Fue creciendo en la segunda parte y dejó destellos de su calidad, entrando cada vez más en juego. Sustituido por Lemar en los últimos minutos.

Correa: Arriba con la ausencia de Suárez, pero con total movilidad en ataque, sin ninguna fijación para los centrales. Cuando pudo, trató de girar y ser indetectable desde la media punta. Balón para Carrasco en la jugada del gol y precisa asistencia para el remate de Llorente al larguero. Con la entrada de Costa se trasladó a la banda derecha, con la misión de mantener el trabajo que había realizado su compañero en el costado.

Costa cumplió su misión

Diego Costa: Volvió tras su lesión con los 20 últimos minutos. Su misión era clara, estirar al equipo con sus desmarques al espacio y poder aguantar el balón de espaldas. Y lo hizo dando un gran respiro al equipo cuando peor lo estaba pasando.

Lemar: Dio un recambio en banda en los últimos minutos para aportar frescura. 

Kondogbia: Entrada por Correa para poner músculo en el centro del campo y para pasar a Koke a la banda. Ayudó con sus centímetros en los balones aéreos.

Felipe: Últimos minutos por Carrasco para intentar frenar los problemas aéreos del equipo. 


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
1×1 del Atlético: Carrasco mata, Koke gobierna y Hermoso crece
1×1 del Atlético: Carrasco mata, Koke gobierna y Hermoso crece