Rubén Blanco: Sin culpa en ninguno de los cuatro tantos que encajó. Le ganó la partida a Griezmann en un mano a mano y el VAR le salvó de una pifia que había terminado en gol en la primera parte. Intentó sacar el balón jugado desde atrás.

Mallo: El capitán mostró una leve mejoría actuando como carrilero. Se incorporó al ataque con bastante frecuencia y criterio y apenas sufrió en defensa, donde estuvo más arropado, con más y mejores ayudas. No obstante, perdió algunos duelos individuales que antes no perdía.

Aidoo: Su velocidad es fundamental en un equipo que quiere jugar con la defensa adelantada. Estuvo bastante sobrio durante todo el partido, aunque cometió el penalti que desarboló el plan celeste. Su mano no fue voluntaria, aunque sí era evitable. Sigue cometiendo errores infantiles.

Araujo: Lideró la zaga con disciplina y mantuvo a raya a los dos delanteros que actuaron en el Barça durante el partido de ayer, tanto a Griezmann como a Luis Suárez. Ordenó a Olaza a su lado, quien se estrenó como central.

Olaza: Su ubicación como central zurdo fue la gran novedad en el primer once de Óscar. Cumplió con creces su cometido y además marcó un golazo de falta, que en eso momento significaba el empate. Tuvo otra ocasión de libre directo, pero Ter Stegen le impidió emular a Messi.

Juncà: Como carrilero se encuentra mucho más cómodo que de lateral, aunque no se prodigó demasiado en ataque, quizás obligado por un Messi que partía desde su costado. Intentó desequilibrar cuando tuvo enfrente a Semedo, con Sergi Roberto ya no lo intentó tanto.

Lobotka: Durante ese primer cuarto del partido en el que el Celta fue muy superior al Barça, la labor del eslovaco en el centro del campo fue crucial, con una eficacia absoluta en la presión y en la distribución. Jugó más cerca del área contraria.

Beltrán: Cometió un error que acabó siendo decisivo. En la última jugada de la primera parte cometió una falta al borde del área que significó el segundo tanto de Messi. No fue capaz de agarrar a Arthur en el centro del campo y lo acabó derribando en una zona prohibida.

Pape Cheikh: Una de cal y una de arena. Provocó la falta que significó el tanto de Olaza y cometió la falta del tercer tanto de Messi. Su poderío físico fue importante para desarrollar esa presión alta y estuvo muy generoso en el esfuerzo, aunque en ocasiones demasiado impetuoso.

Sisto: Sin duda, la gran novedad en la alineación. Óscar ubicó al danés en punta, acompañando a Aspas, y respondió con disciplina en la presión, aunque con el paso de los minutos se fue diluyendo. Sigue sin desbordar y algo condescendiente, pero Óscar parece confiar en sus capacidades.

Aspas: Estuvo bastante aislado en punta y Sisto no fue el mejor socio para hacerle daño a la zaga blaugrana. Dejó varios detalles de calidad y el equipo dio más sensación de peligro cuando tuvo a su lado a Brais y Denis.

Brais (entró por Sisto): Empezó algo desorientado actuando en punta, pero enseguida encontró su sitio retrasando unos metros su posición. Se atrevió con la combinación y el desborde, aunque es cierto que el Barça ya había bajado un par de marchas.

Denis (entró por Lobotka): El fichaje estrella del Celta este verano se quedó en el banquillo en el primer once de Óscar. Duro varapalo para él, siendo además en el Camp Nou. Tuvo el consuelo de la grada, que le ovacionó, y contestó pidiendo el balón, teniendo mucha incidencia en el juego actuando más por el centro.

Toro Fernández (entró por Pape): Apenas tuvo minutos, pero sigue sin aprovechar las oportunidades de las que dispone. Falló un mano a mano con Ter Stegen, aunque acabó siendo anulado por fuera de juego. Tampoco se asocia bien con sus compañeros.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
1×1 del Celta: El plan de Óscar sorprendió en el Camp Nou
1×1 del Celta: El plan de Óscar sorprendió en el Camp Nou