Iván Villar: Poco que hacer. En los dos goles le rematan a bocajarro. A mayores solo tuvo que intervenir a un disparo peligroso de Llorente y tapando con acierto en una salida ante Suárez.

Carreira: Atrevido. Siendo lateral, paradójicamente, le faltó gol en su debut en Primera. Dispuso de una inmejorable ocasión con Oblak batido, pero quiso ajustar tanto que el balón se estrelló en el palo. No picó ante Diego Costa, que iba buscando el penalti y acabó tirándose en un piscinazo que podría haber supuesto la segunda amarilla del hispano-brasileño. El físico le aguantó 70 minutos.

Araújo: Correoso. Se las tuvo tiesas con Costa y se llevó un golpe en la cara que le costó la amarilla al punta colchonero. Contundente en el juego áereo, se atrevió más de lo habitual en la salida del balón, aunque cometiendo algún error.

Murillo: Sin chispa. Le costó arrancar en los cambios de ritmo. Cuando logra situarse a la par del delantero rival es un seguro de vida al corte. Tuvo la última ocasión de gol del Celta en un cabezazo a falta de cuatro minutos para el final.

Fontán: Asentado. El canterano ha asumido la misión de iniciar el juego desde atrás, esta vez como central zurdo. Firmó alguna anticipación de mérito. Oblak respondió con firmeza a un disparo suyo desde dentro del área.

Olaza: Profundo. Gran primer tiempo del carrilero uruguayo, aprovechando la autopista que encontró por su banda. Puso el pase de la muerte que no aprovechó Carreira. Buenos centros a balón parado.

Tapia: Mordiente. Recuperó balones que permitieron contragolpes peligrosos de su equipo. Le faltó picardía en el tiempo de descuento para no picar en las faltas que forzó João Félix cerca del banderín de córner y que desembocaron en el 0-2.

Beltrán: Trabajo táctico. Actuó tirado al costado derecho de la medular para equilibrar el dibujo planteado por Óscar y para acumular gente en el área rival. Sin incidencia ofensiva.

Nolito: Generador. Se hartó a filtrar pases moviéndose más en la posición de interior que en la de extremo. Reclamó demasiadas falta y acabó llevándose una amarilla.

Aspas: Omnipresente. Apareció por todos los frentes del ataque y el Atlético no logró detectarlo. Coordinación absoluta con Nolito cuando el andaluz sufre una falta y saca rápido. De esa manera dispuso de una opción de remate, pero disparó demasiado centrado. Acabó renqueante por un pisotón de Felipe en el tobillo y viendo una tarjeta al pedir que el árbitro sancionara un agarrón del central brasileño que le impidió robar una cesión a Oblak.

Mina: Negado. Tuvo tres oportunidades y en ninguna definió con contundencia, especialmente en un mano a mano con Oblak. Generoso en el derroche físico como punta.

Denis Suárez (entró por Beltrán): Desconectado. No se enchufó al partido saliendo desde el banquillo con media hora por delante. Jugando al lado de Tapia no encontró huecos para romper líneas con sus pases.

Emre Mor (entró por Mina): Voluntarioso. Le puso ganas, pero su individualismo no es la mejor opción ante una defensa como la planteada por Simeone. Provocó una falta que debería haber supuesto la expulsión de Felipe.

Gabri Veiga (entró por Carreira): Apenas entró en juego actuando fuera de posición, como falso carrilero, en los últimos minutos.

Miguel Rodríguez (entró por Olaza): Sin tiempo. Óscar lo metió en el minuto 88 y situó al atacante como carrilero zurdo.

 


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
1×1 del Celta: Sin pólvora ante Oblak y Martínez Munuera
1×1 del Celta: Sin pólvora ante Oblak y Martínez Munuera