Asenjo: Con poco trabajo, se mostró seguro para atajar los dos únicos disparos que recibió, ambos de Lodi y ambos desde el costado izquierdo.

Estupiñán: Incansable. Atacó y defendió sin errores hasta que le duró el físico, aunque no logró tener tanto protagonismo en el área rival como en otras ocasiones. Salvó un remate de Diego Costa prácticamente a bocajarro.

Pau Torres: Muy serio y sin dejar espacios. Su aportación en la salida de balón fue clave para romper la primera línea rival.

Albiol: Tampoco concedió ocasión alguna a los delantero Atléticos. Tuvo una intervención clave en un despeje a un balón raso muy peligroso en una segunda jugada tras un corner.

Gaspar: Profundo. Encimó a Joao Félix constantemente y no le dejó pensar, cada vez que el luso recibía ahí estaba él para no dejarle espacios. Para atacar se desenvolvió como un extremo más, de hecho pudo hacer gol por partida doble, primero con una volea desde fuera del área y posteriormente con un disparo raso cruzado, pero Oblak evitó el tanto.

Iborra: Sujetó al equipo en un partido que se disputó en el centro del campo su labor fue bajar ‘al barro’ y cumplió con nota. Evitó cualquier ápice de contraataque que los locales intentaron, de hecho vio amarilla cortando uno.

Trigueros: Facilitador. Además de volver a liberar a Parejo como frente al Alavés, dotó de sentido a la salida de pelota y en las posesiones siempre dio continuidad a las acciones. En la segunda mitad dio un paso adelante y jugó más cerca del área sirviendo un balón en profundidad clave a Gerard, pero el catalán no terminó de decidir bien. Tuvo una ocasión peligrosa con un disparo colocado desde lejos que se marcha rozando el palo izquierdo.

Parejo: El eje. El de Coslada fue el timón del equipo tanto para jugar en largo como en corto. Quizás le faltó tener mayor profundidad aunque bien es cierto que en la muralla Atlética no fue fácil encontrar oquedad alguna.

Moi Gómez: Más trabajo y menos brillo. El equipo se volcó en ataque por la banda de Gerard Moreno y eso le dejó menos protagonismo, no obstante su trabajo en ambas partes del campo fue intenso. Tuvo una acción destacada a los pocos minutos yéndose de dos jugadores atléticos, pero su centro no encontró rematador.

Gerard Moreno: Omnipresente. Fue protagonista en prácticamente todas las llegadas de peligro de su equipo actuando tanto por la banda como por el centro del campo de enganche. En la primera mitad no puedo conectar ninguna ocasión de peligro pero dejó varios destellos, entre ellos un caño a Koke para salir de la presión. Nada más arrancar la segunda sirvió un balón en profundidad perfecto a Gaspar que solo Oblak privó de convertir en asistencia. Pudo marcar en el 89′ con un remate de volea precioso pero el cuero se marchó rozando el palo.

Paco Alcácer: Sin apenas ocasiones para el ‘killer’ que tan solo dispuso de un buen centro raso de Moi al que no llegó por milímetros. Entró muy poco en juego. 

También jugaron

Samu Chukwueze: Entró para revolucionar el partido pero tuvo más trabajo defensivo que otra cosa.

Take Kubo: Entró en el 85 y apenas participó.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
1×1 del Villarreal: Gerard brilló y Mario Gaspar secó a Joao Félix
1×1 del Villarreal: Gerard brilló y Mario Gaspar secó a Joao Félix