Xabi Gil, preparador físico del Betis, explicó con detalle el plan de los futbolistas durante los días de suspensión de los entrenamientos colectivos y confinamiento en sus casas: “Se trata de minimizar los efectos del confinamiento en las casas, el no poder entrenar con normalidad. Hemos distribuido a la plantilla en tres grupos, y designado un preparador físico responsable de cada uno de ellos. A partir de ahí hemos elaborado un plan de trabajo conjunto, que es para todos, y al margen planes individualizados para cada jugador en función de su posición en el campo, prevención de lesiones o aspectos de cada deportista. Son pequeños matices dentro de lo grupal. Les mandamos paquetes de tres sesiones y dentro de ellos se les envía vídeos demostrativos de las distintas tareas”.

“Son sesiones de entre 50 minutos y una hora. Son variadas, unos días más orientados a un trabajo de fuerza, otros cardiovascular. Le damos salida con actividades de poca pausa y poco descanso. Se trata de intentar mantener en la medida de lo posible el estado de forma de los jugadores”, indica.

Xabi afirma que el tamaño de sus casas, con aspectos como si tienen jardín y sus dimensiones, son evidentemente importantes: “Las adaptamos al espacio que ellos tienen en casa. Hay algunos que tienen más espacio y podemos hacer alguna cosa más y con otros nos adaptamos a sus condiciones. Ellos tienen la obligación de mandarnos un reporte de cada sesión como duración o inconvenientes y así elaboramos el informe final que enviamos a Rubi”.

Para el preparador verdiblanco, “la pérdida de forma se empieza a producir a partir de la semana u ocho días de inactividad. Pero no es éste el caso, los jugadores no dejan de entrenar, lo hacen de una forma distinta. Se pretende una fase de entrenamiento que sea de mantenimiento. Queremos que esta fase se extienda lo más posible en el tiempo y que cuando podamos incorporarnos a la actividad normal ese tránsito sea lo más breve posible”.

“Creemos que con este tipo de entrenamiento y con la responsabilidad en alimentación, peso y horas de sueño eso facilitará luego una reincorporación óptima. Todos están concienciados, saben que la situación es excepcional para todos pero que ellos viven de su situación física. Dentro del fastidio de quedarse en casa, he visto a todos los jugadores con muchas ganas y predisposición. Van a seguir nuestra planificación, coordinada además con los médicos y los nutricionistas para que el peso y los porcentajes de grasa se mantengan, porque eso sí que desacelera la puesta a punto para volver a competir”, añade.

El asistente de Rubi no espera grandes problemas en la reincorporación: “La idea es que cuando podamos regresar a los entrenamientos normales sólo nos quede la parte específica de contacto con balón, golpeos, acciones más larga de intensidad… lo que es el juego. Pero se trata de que cuando lleguemos a la fase de campo estemos preparados. Los futbolistas no están de vacaciones, sino entrenando y las desadaptaciones son mucho menores. No es lo mismo el periodo vacacional que estás más relajado, que ahora, que sabes que luego vas a competir. La mentalidad es distinta, para ellos y para nosotros el cuerpo técnico”.

“Estamos muy encima, intentando motivarles para que sepan que posiblemente la densidad de partidos sea luego mucho mayor que ahora y eso conlleva unos riesgos. Todo lo que sea el contacto físico y con balón que no se hace ahora será esa adaptación que habrá que realizar en las primeras sesiones y los partidos. Habrá más riesgo pero dependerá de lo que se haga estos días. El que cumpla con lo que le hemos pautado no tiene que tener más problemas de los previstos”, concluye Xabi Gil.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
“Adaptamos las sesiones al espacio que tienen en casa”
“Adaptamos las sesiones al espacio que tienen en casa”