Remiro. No necesitó hacer ninguna intervención de mérito, porque el Getafe no tuvo casi ocasiones. Pero estuvo muy bien imponiéndose por arriba en el balón parado del equipo azulón. Sufrió la dureza de los jugadores del Getafe.

Zaldua. Cerró a cal y canto su banda, por donde nadie pudo entrar. Y le dio tiempo a poner un centro maravilloso al segundo palo en el gol de Isak.

Aritz Elustondo. Volvió a confirmar que es el jefe de la defensa de la Real Sociedad. El partido se adaptaba perfectamente a sus condiciones y cuajó una actuación notable. Mata va a soñar con él. Aunque parezca una obviedad, demostró cómo hay que defender con los brazos pegados al cuerpo.

Zubeldia. No le gusta que le digan que es central, pero lo cierto es que volvió a adaptarse muy bien al puesto. Por arriba y por abajo, no cometió errores y se impuso siempre a los delanteros del Getafe. Fuerte en las disputas.

Monreal. Otro partido completo del navarro, que se ha ganado con creces su continuidad. Un seguro de vida en el flanco izquierdo.

Illarramendi. Cada vez está más cerca de parecerse a lo que fue antes de la lesión. Contra el Getafe hizo un partidazo, sobre todo sin balón. Da un equilibrio brutal al equipo realista. Lección de saber estar y juego táctico. No se cansó de robar balones y ayudó a sacar la pelota desde atrás incrustándose entre los centrales. Pudo acabar lesionado de nuevo con una entrada criminal al tobillo derecho del Cucho.

Merino. Sufrió un marcaje casi individual y pegajoso que le impidió brillar como acostumbra. Recibió muchas patadas y aún así logró conectar con los tres de arriba.

David Silva. Primera titularidad después de su lesión. Apenas tuvo espacio para generar juego y las constantes faltas del Getafe no le ayudaron a dar continuidad a su fútbol. Se arremangó y ayudó a sus compañeros en la tarea defensiva de la segunda parte.

Oyarzabal. Ni una tendinitis puede con el eibarrés. No brilló con balón, pero no paró de trabajar hasta que fue sustituido. Remató al larguero la jugada del gol de Alexander Isak.

Januzaj. El partido no se ajustaba del todo a sus características, pero lo intentó. Muy comprometido, buscó driblar desde el principio, pero sufrió la dureza del Getafe. Pudo marcar al comienzo de la segunda parte con un centro que se envenenó desde la izquierda. Isak le dejó solo delante de Soria, pero se escoró demasiado.

Isak. Su gol vale su peso en oro, porque da a la Real tres puntos claves antes de enfrentarse al Manchester United. Atraviesa por un momento de forma muy dulce, porque acumula cinco jornadas seguidas marcando, y está a un partido de igualar la marca de Kovacevic. Estuvo donde tenía que estar el lugar y momentos adecuados. No paró de insistir cayendo a banda y buscando la espalda de la defensa del Getafe.

Portu. Parece que le ha venido bien descansar unos cuantos partidos para volver con aires renovados. Desde que salió no paró de correr y luchar. La Real le necesita enchufado.

Barrenetxea. Tuvo un extraño enfrentamiento con Bordalás cuando el técnico del Getafe le quitó un balón corriendo por la banda, aunque la jugada ya estaba invalidada. Vio amarilla por esa acción, que no era su culpa. Debe aprender a escapar de esas polémicas. Talento con el balón en los pies.

Carlos Fernández. Es un cañón de delantero. Sustituyó perfectamente a Isak. En el poco tiempo que estuvo en el campo, se fabricó una gran jugada de gol, metiendo el cuerpo en la disputa de balón a un rival y controlando de lujo, pero rematando mal. Además, hizo una dura entrada por la que pudo ser expulsado. Y salió en defensa de Barrenetxea provocando la roja de Bordalás. Su temperamento y garra pueden venir fenomenal.

Guevara. Minutos para oxigenar el centro de campo. Volverá a tener minutos de calidad. Lo merece.

Le Normand. Salió para imponerse por arriba, su gran virtud. Su ayuda fue clave en el tramo final. Volvía tras sanción.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Aprobados y suspensos de la Real: Isak afina para Europa
Aprobados y suspensos de la Real: Isak afina para Europa