Así fue la actuación de los jugadores del Barcelona en el triunfo, en la tanda de penaltis (3-2), ante la Real Sociedad (1-1).

Ter-Stegen: Paró todo lo parable, incluido el primer penalti que falla Oyarzábal en toda su carrera. Tremendo, el portero alemán.

Mingueza: Koeman eligió su perfil defensivo en lugar del más atacante de Dest. Sin alardes, pero cumplió. Al menos hasta que salió más fresco Barrenetxea.

Araujo: Lidiar con Isak y que Oyarzábal caiga por tu perfil, vaya examen ése. Poco a poco contuvo al delantero sueco y alejó de su zona al extremo donostiarra.

Lenglet: Mejor por abajo que por arriba. Despistado en algunos balones aéreos, sobre todo a comienzos de partido.

Alba: Lo pasó regular con Portu en el inicio pero luego se recompuso gracias a su experiencia. En ataque, mucho menos que cuando se asocia con Lio.

Busquets: Le queda el oficio.

De Jong: Comienza a parecerse al todocampista box to box por el que el Barcelona pagó tantos millones de euros. Demasiado box to box, esta vez. Marcó el 1-0 cazándola de cabeza cual ariete e hizo el penalti del 1-1 como un mal central. Luego la mandó al palo en la tanda.

Pedri: Algo despistado, quizá echando en falta a Messi (y quién no), el Barça vivió sus mejores minutos cuando el canario logró encontrar la pelota entre líneas.

Dembele: El mejor. Eléctrico, enchufado hasta acabar con calambres. Incluso vio una amarilla por protestar. No falló en la tanda. Si algún ariete caritativo aprovechara sus internadas al área…

Griezmann: No es 9 ni tampoco el elemento indetectable en el que se había convertido Messi últimamente. Menos peleado con el gol que el año pasado, pero discute todavía. A las nubes su penalti. Le queda la calidad de su asistencia a De Jong.

Braithwaite: En asuntos de pelea y trabajo no se le puede poner un pero. En lo demás… inició la jugada del 1-0 con un gran pase a Griezmann.

Trincao: Quitó más de lo que aportó por una razón: mandó a Dembelé a la izquierda.

Riqui Puig: Raro que Koeman le pusiera para minutos tan decisivos, pero lo fue: marcó el penalti crucial de la tanda.

Pjanic: Con el bosnio y Riqui Puig el Barcelona tuvo más la pelota, pero menos el control.

Júnior: Koeman le colocó extrañamente de lateral diestro. Suerte para ellos que para entonces la Real concentraba su juego en Januzaj, por otra banda.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Aprobados y suspensos del Barça: la noche de Ter-Spiderman
Aprobados y suspensos del Barça: la noche de Ter-Spiderman