Lopetegui salvó los muebles de un duelo de altibajos gracias a la pegada de su equipo en el tramo final. La eficacia solucionó el miedo que Vaclik había transmitido a los suyos con un fallo que condicionó todo el choque. 

Vaclik: Grave error en el tanto de Iago Aspas que supuso el 1-1. Firmó un par de buenas intervenciones y salvó a su equipo tras el descanso, pero su duelo queda marcado por esa acción que contagió miedo a todo el equipo.

Jesús Navas: Todo es más sencillo con el palaciego presente. Llegó a tiempo para ser titular y capitaneó de nuevo la reacción asistiendo con maestría a En Nesyri en el 2-2.

Koundé: No era un escenario sencillo desde que el Celta anotó después de que él mismo abriera el marcador. Sufrió en el segundo tiempo entre espacios, aunque solventó también varias contras del rival con su habitual poderío. 

Diego Carlos: Entró como un tiro en el córner que supuso el 1-0 de Koundé. Firme en muchas acciones ante Aspas.

Acuña: Duró poco más de media hora al resentirse de sus molestias físicas.

Fernando: Su carrera con Aspas en la acción del 1-2 no le posibilitó demasiadas opciones más. Contundente en más de un cierre, aunque el estilo de juego del Celta minimizó su protagonismo. Cubrió bien a los centrales en algún que otro repliegue y firmó la buena asistencia en el tanto de Munir.

Jordán: Menos incisivo de lo habitual. El ida y vuelta del duelos en muchos compases dificultó su papel.

Rakitic: El ritmo del partido le pidió más. Nunca logró pausar el juego del Sevilla, aunque intentó liderar los ataques de su equipo hasta el final.

Óliver: Tuvo una buena ocasión en el arranque y ayudó en el repliegue desde ese flanco izquierdo. Pero no es un extremo. Y quizás el Sevilla necesitaba uno desde casi el inicio.

Ocampos: Tardó poco en encontrar debilidades en la zaga del Celta y crear peligro, pero su protagonismo se diluyó con el paso de los minutos.

En Nesyri: No tardó ni cinco minutos en quedarse sólo ante Rubén Blanco y fallar. Luego estuvo más acertado en el remate del 2-2 al cabecear con precisión ante dos adversarios. Poco más antes de ser cambiado.

También jugaron:

Escudero: Se atrevió con un disparo casi imposible y encontró la gloria. Lo necesitaba tras no mostrarse demasiado seguro en muchas acciones.

De Jong: Apenas intervino en el tramo final, aunque buscó los centros al área con insistencia. 

Munir: Siempre aprovecha sus oportunidades y no falló ante Blanco en el 4-2.

Idrissi: Estreno del extremo, que en su primera acción demostró que tiene capacidad para encarar y desbordar. Necesita minutos.

Óscar: Lo intentó desde que entró, con algunos aciertos y algunas carencias.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Aprobados y suspensos del Sevilla ante el Celta: Vaclik desatasca sus propios miedos
Aprobados y suspensos del Sevilla ante el Celta: Vaclik desatasca sus propios miedos