Rui Silva: Todo lo que fue a portería en la primera parte acabó en gol. No tuvo responsabilidad en los dos primeros, pero pudo y debió hacer más en los dos últimos goles del Barça.

Foulquier: Empezó como lateral derecho y en la segunda parte jugó en la banda izquierda hasta la expulsión de Vallejo. Resistió bien los duelos individuales en defensa, pero en ataque prácticamente no se le vio.

Domingos Duarte: La ausencia de un delantero de referencia en el Barcelona generó muchas dudas en los centrales nazaríes, que se mostraron dubitativos y a los que faltó contundencia, sobre todo en la primera parte.

Germán: Mal partido del central rojiblanco, especialmente blando en varios de los goles del Barça.

Neva: Sujetó bien a Dembélé durante los primeros 45 minutos. Sólo asomó un par de veces en ataque. Sustituido en el descanso.

Eteki: Le faltó presencia en la medular. Su nivel está por debajo del resto de centrocampistas del Granada. Remató su flojo partido cometiendo la falta que supuso el 0-3 de Messi. Acabó con calambres.

Yangel Herrera: Acumula mucho desgaste y lleva unos cuantos partidos venido a menos. Sufre sin balón. Participó poco en la creación y apenas asomó por el área rival.

Puertas: El más incisivo de los rojiblancos. El único que puso en algún aprieto a Ter Stegen.

Montoro: Recién salido de una lesión que le ha tenido muchas semanas fuera, el centrocampista acusó la inactividad. Es clave para Diego Martínez, que pretende acelerar su puesta a punto.

Machís: Le puso coraje y corazón, pero le faltó todo lo demás. No estuvo especialmente inspirado y le perjudicó la escasísima presencia ofensiva del Granada.

Soldado: Pasó de puntillas por el partido. Un disparo fuera en la primera parte fue su aportación. El Granada apenas pisó área y eso redujo al mínimo su participación.

Vallejo: Entró en el descanso y vio la roja directa por una falta por detrás sobre Braithwaite siendo el último defensor. Una acción que le privará de estar disponible el martes ante Osasuna.

Luis Milla: Ingresó en el 46’ cuando ya no había partido y su aportación fue muy poco trascendente.

Luis Suárez: Sorprendió su suplencia. Se empleó como siempre, pero entró muy poco en juego. No dispuso de ninguna acción clara de remate.

Kenedy: Dejó varios destellos de su calidad en los minutos finales e incluso probó a Ter Stegen.

Soro: Participó muy poco en el tramo final del encuentro. Intrascendente.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Aprobados y suspensos: noche aciaga para el Granada
Aprobados y suspensos: noche aciaga para el Granada