Juan Ignacio Martínez deja claro que el Zaragoza se encuentra en un momento clave, reitera que no pueden buscar excusas y espera que la falta de gol no vuelva a perjudicar al equipo: “Ojalá que mañana se rompa esa racha y empiecen a meter goles jugadores que supuestamente tienen que empezar a darnos muchas alegrías”. Además, el técnico ha tenido un recuerdo para el ex jugador Fernando Cáceres, que ya ha salido del coma inducido: “En nombre de la afición y de la ciudad de Zaragoza le mandamos el máximo cariño, el máximo efecto y la máxima fuerza y energía, a ver si se recupera tan bien como la última vez que estuvo aquí en su homenaje”.

—¿Cómo afrontan el importantísimo partido de mañana contra el Logroñés?

—El objetivo entre ayer y hoy es recuperar al máximo el esfuerzo físico de los jugadores para plantear de nuevo el partido de mañana con un equipo muy competitivo. Aquí se trata de sumar tres puntos porque llevamos un déficit muy grande, por lo que no podemos buscar excusas y debemos ir al límite, a sabiendas de que el Logroñés es un equipo que está en una buena trayectoria.

—En teoría, a nivel anímico, no debería pesar la eliminación en la Copa, ¿verdad?

—Es cierto que todo el enfoque mental está en la Liga por lo mal que vamos, pero debo reconocer que el vestuario estaba fastidiado al final del partido, como no puede ser de otra manera; son profesionales, son competitivos y más por cómo se puso la eliminatoria. En la primera parte merecimos más y eso dejó mucho poso. Es cierto que todo el mundo está enfocado en la Liga, pero también nos hubiera gustado seguir. No con estos márgenes tan reducidos de tiempo, pero viene bien para esos jugadores que lo mejor no están jugando habitualmente durante el fin de semana. Y también por la historia del Real Zaragoza.

—Como ha dicho, en Alcorcón jugaron muchos futbolistas que no son habituales en Liga. ¿Qué conclusiones sacó?

—Yo siempre veo la botella medio llena y siempre saco la parte más positiva. Y aquellos aspectos que no me han gustado se los he dicho a los jugadores al oído para mejorar. Hubo de todo, cosas más positivas que negativas, independientemente del resultado. Muchas veces el fútbol no entiende de justicia y me quedo con toda esa parte positiva para que el listón de cada jugador en los partidos que compite sea para ayudar al equipo en el futuro.

—El Zaragoza se ha visto perjudicado en los dos últimos partidos por su falta de acierto de cara al gol. Al margen de las posibles incorporaciones que puedan llegar en el mercado, ¿tiene solución?

—No estuvimos acertados y eso te penaliza mucho. Yo siempre digo que los equipos que dominan las dos áreas tienen más facilidad para ganar los partidos. En este aspecto, no podemos echarle nada en cara al equipo, todo lo contrario. Mejor generar ocasiones que no generarlas, pero también es verdad que las del otro día son claras y te dejan ese mal sabor de boca. El propio jugador está lamentándose y no se lo cree. Ojalá que a partir de mañana se rompa esa racha y empiecen a meter goles jugadores que supuestamente tienen que empezar a darnos muchas alegrías, especialmente la gente muy ofensiva.

—El equipo también ha venido encajando durante prácticamente toda la temporada goles a balón parado. ¿Cómo se puede corregir?

—A mí me ha afectado porque en los dos últimos partidos, como responsable, los encajo yo. De hecho, en ambos encuentros habíamos estado el día de antes trabajándolo. Muchas veces no es cuestión de entrenamiento porque como es algo específico y toda la atención del entreno está en esa jugada, se solventa siempre con mucha soltura. Se trata de estar con una actitud y una concentración máxima. En el fútbol profesional hay mucho talento, los ejecutadores son muy buenos y les enseñamos en vídeos todo lo que puede pasar, pero el factor sorpresa también influye. No tenemos que verlo como una losa, al contrario, debemos tener la actitud de que no vamos a encajar más y, sobre todo, crecer a partir de ahí porque el balón parado, a lo largo de una temporada, da muchos puntos y diferencia muchas veces la clasificación.

—Tras este partido viene un pequeño parón de dos semanas. En ese sentido, ¿qué importancia le da a ganar este partido?

—Es cierto que es un momento clave porque termina la primera vuelta, hay un parón, en el aspecto psicológico no queremos que sea un frenazo de golpe y deseamos mantener la racha positiva en suma de puntos… Debemos terminar la primera vuelta con una puntuación que nos dé esa confianza para alcanzar los objetivos que queremos, pero no podemos menospreciar al Logroñés. Va a ser un partido en el que tendremos que picar mucho. Es un equipo que lo que hace bien, lo hace muy bien. Vamos a tener que currar y nos lo van a poner difícil, pero estoy convencido de que el Real Zaragoza tiene que ser mañana el Real Zaragoza en todas sus partes del campo.

—¿Espera la llegada de algún refuerzo en ese pequeño parón que va a haber tras este partido?

—No quiero tirar balones fuera, pero siempre he dicho que toda mi energía la tengo ahora mismo en esta plantilla y en el partido contra el Logroñés. Y al día siguiente si hace falta me vuelvo a poner delante de los micrófonos junto a Miguel Torrecilla si tiene alguna novedad que contarnos, pero los jugadores que tienen que ganar mañana los tres puntos son los que tenemos aquí.

JIM convoca a 23 jugadores

Juan Ignacio Martínez ha convocado a 23 futbolistas para el partido de mañana contra el Logroñés. En la lista no se encuentran Tejero, positivo por COVID-19, Javi Ros, con molestias en la rodilla, y Adrián, que continúa sin reaparecer en una convocatoria formada por Cristian Álvarez, Ratón, Carlos Azón, Vigaray, Francés, Atienza, Guitián, Jair, Nieto, Chavarría, Zapater, Eguaras, Francho, Nick, James, Bermejo, Larrazábal, Zanimacchia, Raí, Narváez, Iván Azón, Toro Fernández y Vuckic. 


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
“Aquí se trata de sumar tres puntos porque llevamos un déficit muy grande”
“Aquí se trata de sumar tres puntos porque llevamos un déficit muy grande”