Nacido hace 20 años en Rivera (7-3-1999), justamente en la frontera entre Uruguay y Brasil, Ronald Araújo, el nuevo káiser de la defensa fue una apuesta de Pep Segura, Eric Abidal, Ramon Planes (que terminaba de aterrizar en el club y recibió la recomendación de Sergio Cabrera) y José Mari Bakero, que le vieron potencial pese a que era un desconocido que jugaba en un club anónimo, el Boston River, al que había llegado procedente de Rentistas. Allí había superado una frustración de la infancia. El Peñarol le rechazó en una prueba en la que jugó, paradójicamente, como delantero. Finalmente, volvió a hacer el camino de Rivera hacia Montevideo, ya sí para empezar su carrera deportiva.

Teóricamente, el Madrid se interesó en él a través de Ramón Martínez. Pero lo de los blancos no pasó de ser un tanteo parecido al de Pedri cuando supieron que Araújo estaba a punto de coger un avión rumbo al Barcelona. Con, 1,91 metros, llegó al Barça por 1,7 millones de euros más cinco en variables, de los que el Barça ya ha pagado tres por haber llegado al primer equipo y por su debut con la selección de Uruguay el pasado 13 de octubre de 2020. Los otros dos tienen que ver con los partidos que juegue con la camiseta del Barça que, por lo que parece, serán muchos.

Desde muy pronto, la evolución de Ronald Araújo llamó más la atención que la de Jean-Clair Todibo, la que debía ser otra gran promesa de la defensa del Barça que ahora anda perdido de cesión en cesión (Schalke, Benfica). Con más pasión por aprender conceptos tácticos y triunfar, ya se estabilizó en la primera plantilla al final del pasado curso. Koeman no puso ningún problema en su continuidad y ya en pretemporada lo probó con Piqué en el partido ante el Girona.. Desde que apareció esta temporada en el partido ante el Celta, ya demostró la caracterísitca que mejor le define. No se adorna, es sobrio y va al grano en lo suyo. Contra la Real Sociedad estuvo gigante. Ganó los duelos a Isak. Tiene un tremendo poderío físico y buenas piernas. Es potente y sabe correr hacia atrás con metros a su espalda.

Muy potente físicamente, Araujo no se ha prodigado en demasiadas entrevistas. Durante el confinamiento, y gracias a una charla telemática que mantuvo en Barça TV con Ansu Fati y Álex Collado, descubrimos que estaba empezando a hacer sus pinitos en la cocina (“pastel de zanahoria”) y que es un fanático de la PlayStation y las películas de acción. Poderoso físicamente, cualidad que no se intuía en sus primeros años en el fútbol, Araújo se supo a principios de temporada ante una oportunidad única. Con Todibo descartado por el club, Umtiti con el cartel de transferible y con problemas físicos, y sin más centrales suplentes en la plantilla, el fútbol le dio una gran oportunidad que se había ganado. La lesión de Piqué contra el Atlético de Madrid en el Wanda terminó por convertirle en imprescindible en defensa. Aunque sus características son distintas a la del central catalán, Araújo huele a sucesor. El domingo luchará por su primer título con la camiseta del Barça.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Araújo, un káiser para el Barça por sólo 6,7 millones
Araújo, un káiser para el Barça por sólo 6,7 millones