A Rubén Baraja le queda por delante una amplia tarea hasta engrasar la maquinaria táctica de su equipo, especialmente en ataque, donde apenas ha rematado a puerta en estos tres primeros partidos, pero el entrenador del Real Zaragoza también está pendiente para esa necesaria mejora global de la recuperación de un futbolista que considera básico en sus planteamientos: el nigeriano James Igbekeme.

El mediocentro zurdo está en la recta final del proceso de rehabilitación de la micro rotura fibrilar que sufrió en el recto anterior de su pierna derecha el pasado día 2 y confía en incorporarse a los entrenamientos con el grupo al final de esta semana. Es baja segura el domingo frente al Málaga, pero ya podría entrar en la convocatoria para el encuentro del jueves 22 frente al Leganés en Butarque y hasta jugar sus primeros minutos.

James, de 25 años, sufrió una grave rotura fibrilar en el aductor de su pierna derecha al término de la pasada temporada que le tuvo casi dos meses y medio de baja, rematando así una compaña casi irrelevante del nigeriano, que sufrió varias lesiones y nunca tuvo el protagonismo ni el rendimiento de su primer año en el Real Zaragoza, donde jugó a un alto nivel para la Segunda División. Y ese primer James es el que espera Baraja para este curso, porque, tras la marcha de Raúl Guti, no hay en la plantilla un jugador de su dinamismo y de su despliegue.

James Igbekeme, que en breve va a estrenar paternidad, es el primero que tiene que dar un paso adelante para recuperar su posición de titular indiscutible en el Zaragoza, pero ya tiene ganada la consideración de Baraja, que espera lo mejor de él para robustecer el eje de ese 4-4-2 que considera innegociable.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
Baraja espera al mejor James
Baraja espera al mejor James