La invitación es la de siempre. Mismo formato, escudo de la peña, sobre fondo amarillo pálido. Y, sin embargo, tan diferente, tan especial. Es por esa frase que aparece justo debajo del motivo, en mayúsculas, ‘Cena’. Dice: Bodas de Oro. Y basta con mirar abajo para descubrir lo diferente que este aniversario traerá: por primera vez en muchos años los miembros de La Flor de Entrevías no se vestirán de etiqueta un domingo, su rojiblanca, para acudir a La Cepa, asador en Santa Eugenia al que llaman casa, tantos años, sino que se dirigirán al estadio, al Wanda Metropolitano, como en un día de partido pero para cenar. Celebran las bodas de oro. Cincuenta años casados con el Atlético. Su presidente, Luis Fernando Borreguero, ni había nacido aún. La foto del enlace la lleva siempre su padre, Fernando, en la cartera: su viejo carné de socio en el viejo Metropolitano, tan joven era, principio de todo. La cena será el colofón, pero llevan más de un mes de celebraciones. Y echando de menos siempre a todos aquellos que están pero ya no, aunque nunca se puedan ir, eso imposible. Un apellido se viene a la cabeza: Canturiense. Seguro que no se lo pierde desde el tercer anfiteatro.

La primera fue en septiembre, con el inicio de la Champions: todos los miembros de la peña se reunieron en su sede, el bar Dos Ángeles, Entrevías, donde se reúnen para ver los partidos, para ver el estreno del Atlético ante la Juve con un veterano ya amigo, presente en una de sus comidas de aniversario hace unos años, Marcelino. Después vendría el fútbol, en octubre, con esos hermanos de Argentina con los que une la pasión por el fútbol y tantos ratos juntos, Los Platenses. Miembros de una peña y otra se retaron a un partido que comenzó con intercambio de banderas como manda la tradición y acabaron en tablas, 6-6. como imitando al equipo rojiblanco, de empate en empate, pero con gol. 

El 22 de noviembre es la cena. Juan Carlos, uno de sus miembros, cerca del centenar, colgaba en sus redes la foto de la invitación a la cena con ilusión. Habrá sorpresas, presencia institucional y una insignia en la solapa que Luis Fernando y su hermano llevan como un anillo de matrimonio en sus chaquetas desde el 22 de septiembre: ese día el club se la impuso, de manos de Cerezo, Pereira, Heredia y Adelardo, la de sus 50 años de compromiso con el club. Es una de las más antiguas de Madrid. “Y lo que queda”, que resume Luis Fernando con una sonrisa capaz de traspasar el hilo telefónico


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Bodas de oro de La Flor de Entrevías: Wanda y fútbol
Bodas de oro de La Flor de Entrevías: Wanda y fútbol