Ante Budimir (Zenica, Bosnia, 29 años) forma una sociedad letal con Calleri en Pamplona. El delantero rojillo pasó el COVID y tras una vida de nómada, intenta explotar en LaLiga. Modric es un buen amigo de la selección croata. Cada vez es más indispensable para Arrasate. Viene de marcar en Copa ante el Olot, pero lo más importante en su juego es todo lo que aporta en cuanto a apoyos y peleas aéreas. Sueña con hacer el tanto de la victoria ante el Real Madrid. Pasó por St. Pauli, Crotone, Sampdoria y Mallorca, y trata de echar el ancla en El Sadar.

¿Qué tal por Pamplona? Anunció que tenía ganas de ver los encierros de San Fermín, pero por desgracia no va a poder ser.

Ojalá en julio podamos estar celebrando muchas cosas. Me encanta Pamplona y me gustaría vivir los Sanfermines en todo su esplendor. Llama mucho la atención a los que venimos de fuera. Es una gran fiesta que estamos deseando poder vivir porque sería volver a la normalidad.

“Osasuna estaba destinado para mí“, dijo cuando llegó. ¿Ahora puede confirmarlo?

Totalmente. Hay un encaje con los valores que representa este equipo. Soy luchador, nunca me rindo y, además, soy ambicioso y valiente. Me gusta competir. Todo eso es Osasuna.

Es un delantero muy peleón, se complementa muy bien con Calleri, ¿verdad?

Tenemos muy buenos delanteros y un estilo que nos favorece. Calleri y yo somos complementarios, también con Enric o el Chimy. Mi tarea es mezclar bien con todos mis compañeros, no solo con los puntas, y ayudar al equipo en todo lo que se requiera. Disfruto mucho con el trabajo fuera del área, buscando balones, descargando, cayendo a banda, desbordando… Tenemos muy buenos extremos que pueden jugar por dentro y buscar el gol. Ahí tenemos un trabajo que podemos potenciar. Este Osasuna debe moverse en bloque.

Es uno de los mejores jugadores de LaLiga que más balones aéreos gana, ¿es su principal virtud?

Al fútbol se juega con la cabeza. No soy especialmente alto, tampoco el más corpulento, pero la vida me ha enseñado a ganar el cuerpo a cuerpo. Un delantero tiene que ganar la posición siempre.

¿Qué le parece Chimy? Es pura energía, una pena sus lesiones.

Estoy deseando jugar con él. Un gran referente aquí. Tiene regate, gol, mete el cuerpo, presiona, tiene garra… Un delantero total, de los de ahora, que además contagia su espíritu.

La afición bermellona le apodó como “El Alquimista”, ya que afirmaban que todo lo que toca lo convierte en oro. ¿Le gustaba?

Un honor oír eso. Mallorca es como mi casa y la afición como mi familia. Siempre me han tratado fenomenal y mi objetivo era devolver ese cariño con trabajo y goles. Vivir y ser importante en temporada del ascenso no lo olvidaré en la vida. Fue espectacular. Es un club de Primera.

Vino al mundo justo cuando los Balcanes empezaban a convertirse en un infierno, en una nube de metralla. ¿Sigue habiendo mucho dolor en su país?

No es una situación sencilla, pero prefiero no hablar mucho de ello. Prefiero que hablemos de fútbol, de Osasuna, de cómo los croatas siempre nos hemos hecho un hueco en España.

Pasó el COVID. ¿Es algo más serio de lo que parece? Esta enfermedad hace que veamos el mundo de otra manera.

Totalmente. Lo hemos sufrido a nivel mundial todos por igual. Estas cosas tienen que ayudar a pensar como colectivo, impulsar la solidaridad, el trabajo en equipo. Ha estado en muchos equipos en su carrera.

¿La del Crotone fue una etapa feliz y en el Sampdoria lo pasó mal?

Toda experiencia es enriquecedora. El fútbol vive de la actualidad, todo puede a cambiar de un día para otro. El éxito y el fracaso están separados por una línea muy fina. Uno tiene que tener los pies en el suelo siempre, le vaya bien o mal. Todo lo que vives es un aprendizaje para ser mejor y crecer profesional y personalmente.

En Crotona le llamaban El ‘Cisne de los Balcanes’, bonito nombre.

Alquimista, Cisne de los Balcanes…. Cuando te integras bien en un equipo y surge el cariño de la afición, aparecen estas cosas.

¿Cómo califica su etapa en Mallorca? Hubo un ascenso alegre, un descenso triste y al final le ponían problemas para salir.

Sigo sintiendo muy cerca el Mallorca. Hay un vínculo que siempre estará vivo. Tengo un idilio con esa isla, el club y la afición. Me he sentido muy a gusto siempre y fue importante para mí. El Mallorca me ha permitido estar hoy en Primera.

¿Sus ídolos y ejemplos son Drogba, Milito, Dzeko y Mandzukic?

Son grandes referentes, pero en realidad de quién más aprendo es de mis compañeros en el día a día. Por supuesto miras y analizas el fútbol, pero en el trabajo del día a día está el crecimiento.

No ha descuidado sus estudios de Económicas ¿a qué se dedicará en el futuro?

Solo pienso en fútbol y en entrenar cada día. Me gusta estudiar y estar al tanto de muchas cosas importantes. En el futuro ya se verá. Siempre he pensado que para ser un buen profesional antes hay que formar la persona.

¿Qué opina de su compañero de selección Modric? Va a ser rival este sábado.

Que es buenísimo. Balón de Oro. Capitán de Croacia. ¿Qué más puedo decir? Un ejemplo para mí.

Al margen de Modric, ¿qué jugador del Madrid le gusta y por qué?

Benzema es un delantero total. Lo que hablábamos antes. Se valora poco el trabajo que hace un delantero más allá de los goles.

¿Ve opciones de ganar al Madrid?

Por supuesto. Somos Osasuna.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Budimir: “Encajo con los valores que representa Osasuna”
Budimir: “Encajo con los valores que representa Osasuna”