El 4 de enero de 2016, el norteamericano Robert Sarver, propietario de la franquicia NBA Phoenix Suns, adquiría el 77% de las acciones del Real Mallorca a través de su empresa Liga ACQ Lagacy Partners LLC, tras ejercer el derecho de suscripción preferente de dichas acciones.

Acompañaron a Sarver en la operación Andy Kohlberg, extenista profesional, actual presidente del club, y el exjugador y MVP de la NBA, Steve Nash como consejero, y actualmente solo accionista desde que se convirtió en entrenador de los Nets de Brooklyn.

A su llegada, Sarver invirtió 21 millones de euros para hacerse con el accionariado mayoritario y desde entonces ha reducido drásticamente la deuda del club balear. Tras esos 21 millones iniciales aportados en enero de 2016, en noviembre del mismo año aportó 8 millones más; un año después, en noviembre de 2017 otros 10 millones; 3 millones más en abril de 2019 y otros 9 millones en octubre de 2020. En total 51 millones de euros.

De esta manera, con las mencionadas ampliaciones de capital, el club ha liquidado la deuda del concurso de acreedores y ha reducido el debe con Hacienda a 10’7 millones de euros, operaciones económicas que han dado consistencia y solidez al club en el transcurso de los últimos cinco años.

Deportivamente, Sarver entregó la gestión a Maheta Molango que fue destituido en 2020 por pérdida de confianza y decisiones deportivas erróneas, antes del último descenso a Segunda. Hay que recordar que durante la propiedad de Robert Sarver, el Real Mallorca descendió a Segunda B, ascendió al año siguiente a Segunda y un año después a Primera división, y volvió a bajar a Segunda en el último ejercicio.

Sarver mantiene que su proyecto es a largo plazo y mientras que deportivamente ha combinado éxitos con fracasos, en su mente está remodelar el estadio y construir una residencia para la cantera en la Ciudad Deportiva, dos ideas que de momento han recibido el rechazo de las instituciones locales.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
Cinco años con Robert Sarver en la propiedad
Cinco años con Robert Sarver en la propiedad