Cuando un entrenador nuevo llega a un vestuario, los jugadores tienen que apretar los dientes un poco más. Los titulares para demostrar que merecen serlo y los menos habituales para convencerle de que el técnico anterior estaba equivocado.


Source: Mundo deportivo Primera division

Datos del contenido y su autor:
Con las orejas tiesas
Con las orejas tiesas