Ángel Correa es uno de esos jugadores en los que puedes confiar. Quizás no sea el más acertado de cara a puerta, o el más decisivo a la hora de marcar el devenir de un partido, pero es un futbolista que siempre da todo y cumple con lo que pide el entrenador. Por este motivo, se ha ganado la redención y se ha convertido en una pieza fundamental para Simeone.

Su situación hace justo un año era muy complicada. La temporada 2018/2019 no fue buena para él en lo que a datos se refiere, ya que a pesar de gozar de minutos, no fue capaz de ayudar al equipo ofensivamente con goles y asistencias. Esto llevó a que el club lo pusiese en el mercado, y estuvo cerca de salir. En el tramo final, el Milán se acercó a las pretensiones del Atleti, pero se echó atrás en el último momento con un cambio en la forma de fichaje.

Esos semanas truculentas obligaban a Correa a empezar desde cero, ya que parte de la afición no quedó conforme con su continuidad. Para esto, fue fundamental la confianza de Simeone, algo con lo que siempre ha contado. El ‘Cholo’ ha sido su principal valedor y, desde que se confirmó que seguía, le ha dado cancha.

En liga se perdió los tres primeros partidos, mientras se decidía su futuro, pero desde entonces sólo ha dejado de participar en dos, uno de ellos por acumulación de amarillas. Intercalando titularidades y suplencias, ha jugado en 33 jornadas, de los que más en la plantilla.

En total ha sumado 2.062 minutos en el campeonato nacional, siendo su segundo mejor año en este aspecto. Pero es que, además, ha igualado su mejor temporada en lo que ha participación goleadora se refiere, ya que ha marcado cinco tantos y ha repartido siete asistencias.

Su futuro dependerá de las necesidades del club este verano, ya que Correa es un jugador con buen cartel y varios equipos se han interesado por su futuro. Sin embargo, el ex de San Lorenzo ha demostrado un año más que tiene nivel para competir con la casaca rojiblanca. Y volverá a hacerlo si es necesario.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Correa se gana la redención
Correa se gana la redención