La plantilla del Espanyol cuenta con dos laterales izquierdos y derechos, hasta cinco mediocentros, dos mediapuntas, cuatro delanteros y cuatro extremos. Todas las posiciones están dobladas con jugadores, además, de distintos perfiles, aunque hay una en la que baila un puesto. Es la demarcación de central, cubierta por Leandro Cabrera, Fernando Calero y Lluís López.

La dirección deportiva considera que hay futbolistas que pueden ocupar ese rol en caso de necesidad. El primero de ellos, y más contrastado, es David López, quien hasta la llegada de Vicente Moreno había actuado más de central que de mediocentro con todos sus entrenadores. Formado por delante de la defensa, cuando regresó al Espanyol en la campaña 2016-17, Quique Sánchez Flores lo ubicó por necesidad como central. Su buen rendimiento le convirtió en un fijo.

El capitán acumula más de 150 partidos en esa posición a buen nivel, mientras que jugadores como Keidi Bare o Pol Lozano pueden ocupar su demarcación en mediocampo con garantías aunque con las diferencias futbolísticas que existen al ser jugadores con otras virtudes. Si David no encuentra acomodo en la retaguardia, la otra opción es Dídac Vilà, un futbolista que ya el curso pasado actuó de central izquierdo con Pablo Machín.

Pese a su despliegue físico por el costado, Dídac domina el juego aéreo y destaca por su capacidad defensiva, por lo que también podría actuar en caso de necesidad como sustituto de Leandro Cabrera. Tanto el uruguayo como Calero están siendo la pareja más efectiva del campeonato, titulares indiscutibles por delante de Lluís, que deberá esperar su oportunidad cuando uno de los dos cause baja.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
David y Dídac, comodines para el inamovible eje central
David y Dídac, comodines para el inamovible eje central