El Atlético no sólo se ha llevado los goles de Suárez esta temporada de Barcelona. Podría dejarlo también sin Memphis Depay. El inminente fichaje por los colchoneros de Moussa Dembélé, delantero francés del Olympique de Lyon que seá el recambio de Diego Costa, puede dejar a Ronald Koeman sin su refuerzo favorito, su jugador fetiche para reforzar a su equipo. Sin Dembélé, que había jugado los 16 partidos de Liga hasta que se lesionó en el brazo, el Lyon se queda con pocos efectivos en la delantera. Depay es el delantero que se mueve por todo el frente de ataque. Con él, Ekambi, Cornet y Kadewere. Si el Lyon quiere luchar por el título, parece difícil pensar que Jean Miche Aulas vaya a dejar salir a Depay si permite que se marcha Dembélé.

“Necesitamos efectividad”, había insistido Ronald Koeman este viernes en la sala de prensa. Un mensaje claro para entender que, si bien se sabe corto de efectivos en defensa y que Eric García es importante, quiere otro delantero. Y ese no es otro que Depay. El holandés termina contrato e próximo 30 de junio. Durante un tiempo, la prioridad del Lyon fue recaudar algo de dinero por el holandés para que no se marchase gratis. Sin embargo, el escenario actual en la Ligue1, donde el Lyon es líder y sueña con recuperar la corona de campeón que perdió hace años, podría cambiar las prioridades.

Depay tiene un acuerdo con el Barça desde el pasado mes de septiembre. Sin embargo, LaLiga advirtió al club azulgrana de que no daría el visto bueno a su fichaje a no ser que vendiese a algún jugador por una cantidad importante. La entidad que preside Javier Tebas no consideró como tal el trueque Arthur-Pjanic, que fue pura ingeniería financiera. El Barça no pudo vender a Júnior ni Braithwaite y tampoco abrió hueco salarial con la cesión de Dembélé al Manchester United. Depay no vino, pero el acuerdo sigue sellado. Ronald Koeman y el secretario técnico, Ramon Planes, han intentado convencer al presidente de la Junta Gestora, Carles Tusquets, para que dé luz verde a la incorporación. Sin embargo, al Barça se le está poniendo cada vez más difíci un fichaje que Koeman considera fundamental para optar a títulos. Depay, mientras, sigue siendo el líder del Lyon. En 18 partidos, ha marcado diez goles y ha dado cuatro asistencias demostrando que es un jugador total. Pero mientras el Atlético agiliza operaciones y cierra fichajes, el Barça pierde el paso y Koeman se carga de razones para explicar que, con lo que tiene, no podrá hacer mucho más.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Depay, más difícil todavía por la marcha de Dembélé al Atlético
Depay, más difícil todavía por la marcha de Dembélé al Atlético