Mouctar Diakhaby acabó el partido frente al Atalanta llorando. El central fue sustituido al descanso después de cometer dos penaltis en 45 minutos y cuajar una de sus peores actuaciones desde que aterrizó en Mestalla. El zaguero se vio superado por la calidad de los atacantes italianos y hundido por su propio estado de ánimo que fue apagándose conforme se incrementaban sus errores. Sin embargo, durante este parón puede prepararse para la que será su tercera oportunidad esta temporada.

El francés ha vivido esta temporada en una montaña en la que pisó en falso para caer al vacío cuando estaba a punto de coronarla. Con la llega de Celades, tuvo la oportunidad de convencer a un nuevo entrenador para luchar por la titularidad, y pese a que no consiguió desbancar ni a Garay ni a Paulista, sí logró entrar en la rotación frecuentemente y cuajando buenos encuentros, pues, entre otros, él estuvo presente en la victoria en San Mamés con la portería a cero y en el partido en Lille donde salió para frenar a Osimhen lográndolo con creces.

Frente al Ajax en Holanda Diakhaby alcanzó el cenit de su temporada. Con Garay sin poder jugar, él y Paulista cuajaron una labor extraordinaria siendo protagonistas para que el equipo avanzara de ronda. Por primera vez, Diakhaby se alzaba como una alternativa real en caso de baja de uno de los dos centrales titulares.

Y esa baja llegó frente al Celta con la rotura de ligamentos de Garay. Como siempre dice Celades, hay que buscar el lado positivo a cualquier situación, y con la lesión del argentino Diakhaby tenía ante sí la oportunidad pare demostrar que ya estaba preparado para defender el escudo blanquinegro como titular. De hecho, fue el propio entrenador quien admitió que era el momento clave para que el central “diera un paso adelante”.

Pero Mouctar pisó en falso. Ya en el primer encuentro junto a Gabriel el equipo encajó tres goles y aunque nunca se debe culpar a un futbolista por una derrota, bien es cierto que él tuvo fallos destacados en el marcaje a Jorge Molina, Mata y Ángel. Y ya sin Paulista, tampoco pudo erguirse como líder de la zaga frente la Real Sociedad o en San Siro donde su equipo también cayó goleado.

Tras confirmarse su hundimiento en el último partido que jugó el Valencia quien sabe hasta cuándo, Diakhaby tiene ahora tiempo para prepararse para su tercera oportunidad de la temporada. Porque en la reanudación de las competiciones nada habrá cambiado: Garay seguirá lesionado, Mangala seguirá contando poco y el Valencia ya no podrá fichar un central, por lo que él volverá a ser la opción más recurrente para juntar con Paulista. Y en su mano está acabar esta extraña temporada de forma positiva.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Diakaby, a la tercera va la vencida
Diakaby, a la tercera va la vencida