Jarro de agua fría para un Atlético Levante que tenía todo a favor para celebrar el ascenso a Segunda División B pero que se vio sorprendido por el Calahorra y ahora tendrá que pelear, por lo menos, en dos rondas más. Los de Olaizola se trajeron un buen resultado de 1-2 en la ida para rematar la faena en Buñol, pero los riojanos lograron darle la vuelta para acabar tumbando a los granotas en la tanda de penaltis y convertirse así en equipo de Segunda B.

Y es que los granotas, que aguantaron bien la primera mitad, se encontraron con dos goles en contra en el primer cuarto de hora de la segunda que les cambiaban todos los planes. Con el 0-2, el Calahorra estaba ascendido. Y aún tuvo alguna ocasión para hacer el 0-3 y liquidar la eliminatoria, pero en un arreón final Manu Viana conectó con Álex Cortell para que este último pusiera el 1-2 que mantenía con vida a los azulgranas.

Entre el subidón local y la decadencia del Calahorra se antojaba una prórrogra en que con poco el Levante podía machacar, pero los riojanos aguantaron titánicos y en la lotería de los penaltis salieron victoriosos directos a Segunda B. Iván Moreno falló el primero de la tanda granota y los visitantes no erraron. Adrien marcó el decisivo. Ahora el filial tendrá que pelear en dos rondas más por el ansiado ascenso.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
El ascenso tendrá que esperar
El ascenso tendrá que esperar