La UD Las Palmas tuvo de nuevo en su mano la victoria fuera del Estadio de Gran Canaria, pero otra vez la tibieza a la hora de defender las acciones a balón parado hizo que los insulares no pudieran llevarse los tres puntos en un partido que prácticamente tenían encarrilado.

Como si de una película de terror se tratara, cada vez que el colegiado de turno señala una falta en las inmediaciones del área amarilla el miedo se apodera de los de Mel, que este año acumulan 15 tantos en contra y buena parte de ellos en este tipo de acciones, como se produjo ayer, donde Bernardo, en el minuto 67, remató solo una falta de Samu Saiz para superar a Álvaro Valles sin que ni Aythami Artiles ni Edu Espiau le hicieran frente en dicha acción.

“Estaba dentro de lo posible porque Bernardo es muy alto y nosotros no tenemos capacidad para eso. Le hicimos un doble marcaje e, incluso, por zona, pero no fue suficiente. A veces nos han pitado faltas que podía haber evaluado de otra forma, pero bueno, hay que estar contentos porque después del traspiés del Oviedo hemos encontrado otra vez el camino bueno. Ahora, todos activos para el siguiente partido“, dijo el propio entrenador amarillo al finalizar el encuentro sin disimular los hechos.

Eso sí, sorprenden estas declaraciones ya que, tras el encuentro ante el Cartagena, donde los amarillos encajaron dos tantos a balón parado, el madrileño dijo lo siguiente: “Los dos primeros goles de este sábado son a balón parado. Seguiremos trabajando fuerte para que eso no sea un problema para nosotros“, por lo que es de extrañar que, si bien en su día era una cuestión a trabajar, ayer se dio por satisfecho a pesar de haber encajado un gol que impidió que los suyos que se llevaran la victoria y sigan, de esta forma, con solo una victoria en todo el 2020 fuera de casa.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
El balón parado continúa penalizando a los amarillos
El balón parado continúa penalizando a los amarillos