El Barça mandó a un chaval que no ha cumplido ni los 18 años, Pedri, para dar la cara después de la derrota del Barça en el Wanda Metropolitano. Una muestra del desgobierno que hay en el vestuario. Messi, el capitán, decidió no dar la cara. Llevaba el brazalete y, en el fondo, era el único sano porque Sergi Roberto y Piqué se habían ido rotos del partido. y Busquets no estaba en Madrid. Estas fueron sus conclusiones en Movistar LaLiga.

¿Cómo es la situación de preocupante?

Sabíamos a qué campo veníamos y sabíamos que podía pasar esto

¿Qué ha fallado?

Tuvimos poco acierto de cara a gol y en una jugada del 45′ nos marcaron y es un minuto malo para encajar un gol. Al menos a nivel mental. Lo determina. Hay que mirar los fallos y seguir mejorando.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
El Barça manda a Pedri, un niño de 17 años, a dar la cara
El Barça manda a Pedri, un niño de 17 años, a dar la cara