Las estadísticas del Real Madrid en el partido contra el Cádiz explican a las claras la debacle blanca en lo que supuso la primera derrota de la temporada para los de Zidane. Los números del equipo de Álvaro Cervera fueron superiores a los de su rival en muchos apartados. El Madrid, eso sí, le triplicó en una posesión de casi el 75% que resultó estéril…

El Cádiz disparó más

Es difícil superar en el apartado ofensivo a un equipo con un potencial tan extraordinario como el Real Madrid. El Cádiz lo consiguió. Sumando disparos entre los tres palos, fuera y rechazados, buscó la portería de Courtois en 14 remates; el Madrid, por su parte, hizo 13 intentos contra la de Ledesma. Los de Zidane, además, tuvieron la mirilla desviada; de los 9 remates que no fueron rechazados, sólo dos fueron a puerta. Uno y medio, en realidad, y ambos de Benzema. El primero, en el minuto 10 de partido, fácil para el guardameta argentino del Cádiz y el segundo el tiro del francés desde fuera del área que repelió el larguero en el 81′. El debate de la falta de gol sigue abierto en carne viva.

El Cádiz, en cambio, tuvo cuatro ocasiones claras en los primeros 16 minutos, incluido el remate del gol de Lozano. Negredo, Cala y el propio Choco Lozano pudieron haber adelantado antes a los visitantes. Su entrenador, Álvaro Cervera, fue elocuente en la rueda de prensa sobre las oportunidades que perdonó su equipo: “Ganamos el partido porque defendimos bien, porque atacar no atacamos bien. Pudimos meter cinco goles seguramente y hemos metido uno solo. Fallamos más en ataque que en defensa y al final ganamos el partido porque defendimos bien”.

A la media hora de partido, el goleador amarillo pudo haber ampliado la renta. Aguantó bien Courtois, que salvo un balón mal medido en pleno asedio inicial del Cádiz que Lozano no supo aprovechar. El belga evitó en buena medida que el marcador reflejara la magnitud del bochorno de su equipo en la primera parte. Fue todo, que no poco, lo que el Cádiz exigió a Courtois, pero esa media hora de desenfreno atacante le bastó para mejorar en números al Madrid.

Los córneres, teñidos de amarillo

Lo subrayaba Dani Garrido en Carrusel mediada la segunda parte, cuando el Cádiz llevaba ya 10 saques de esquina. “No sé cuántos equipos habrán sido capaces de tirarle 10 córneres al Madrid en su campo”. Muy pocos. El Cádiz acabó con 11 saques de esquina. Sólo cuatro equipos han logrado más en el campo del Madrid en Liga en los últimos 15 años (los primeros registros de Opta datan de la temporada 2005-2006). Fueron el Getafe (15) y Valencia, Villarreal y Valladolid (12). Los últimos fueron los blanquivioletas, precisamente también un 17 de octubre, pero de 2009, aunque aquel partido acabó con victoria blanca por 4-2. Otros dos equipos igualaron los 11 córneres y el Valladolid hizo 10 otras dos veces. Los blancos habían ganado todos los anteriores.

El Madrid, en la línea de meta rival, sólo sacó 4 veces de esquina, dos menos que los 6 que venía promediando por partido y que le colocaban como líder de LaLiga también en este apartado, aunque el dato está algo desvirtuado por los 11 que sacó en el estreno liguero contra la Real Sociedad.

Un partido de guante blanco

Al Madrid no le pudo ni la impotencia. Apenas 7 faltas cometieron los pupilos de Zidane, por 5 del Cádiz. Las dos amarillas fueron para los blancos: una para Ramos por una patada a Lozano que no venía a cuento y la otra para Militao, que había sustituido al capitán en el descanso por un golpe en la rodilla, por dar con el codo a Álvaro Giménez en un salto en disputa del balón. Dos acciones más aparatosas que producto de ir al límite y llegar tarde. Un reflejo de un partido blando, sin intensidad, en el que el Madrid ni se empleó a fondo ni obligó al Cádiz a hacerlo para desactivar el juego del equipo madridista.

El Cádiz llegaba como el tercer equipo que más faltas cometía y recibía en LaLiga Santander (el partido del Di Stéfano ha atenuado sus números), pero se impuso la tónica del Madrid, que es el segundo que menos comete y el que menos recibe (con esos números es el único equipo del campeonato en cuyos partidos hay menos de 20 faltas por encuentro entre ambos equipos). Ya no hace falta traspasar los límites del reglamento para frenar a los blancos…

La posesión estéril

El Madrid perpetró frente al Cádiz un ejercicio de inoperancia con y sin balón. Los blancos tuvieron el 74,8% de la posesión por el 25,2%, pero ni supieron qué hacer con el esférico ni cómo contrarrestar los ínfimos períodos de posesión del rival. Desde que hay datos, el equipo madridista nunca había perdido un partido de Liga con tanta posesión de balón (el récord hasta ahora lo tenía el Racing de Santander, que en diciembre de 2005 le ganó 1-2 marcando el Madrid un 74,42% de posesión) y llevaba dos años sin acapararla así. Con Lopetegui hizo un 77,94% en el Real Madrid-Getafe (2-0) de la primera jornada de la 2018-2019 y un 77,25% en el Real Madrid-Leganés (4-1) de la tercera. El del Cádiz es el décimo partido con más posesión del Madrid en las últimas 16 Ligas, abarcando datos recogidos en 575 partidos…


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
El desastre en datos
El desastre en datos