El Eibar ha suspendido los entrenamientos mientras dure el estado de alarma por el coronavirus para evitar contagios en su plantilla, según informó el lunes el club guipuzcoano de Primera División. Los futbolistas azulgranas, que iban a reanudar el trabajo un día después, el martes, deberán permanecer en sus casas, donde se ejercitarán por su cuenta. Los jugadores recibirán planes de entrenamiento individualizados diseñados por los profesionales del club azulgrana.

El Eibar ha creado una comisión de seguimiento ante esta situación excepcional debido a la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, e irá valorando la evolución de los acontecimientos, para tomar las decisiones oportunas en cada momento. De esta forma, la entidad eibarresa se suma a las recomendaciones de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que aconsejó a los clubes que anularan los entrenamientos en grupo, para evitar propagar la enfermedad.

El entrenador azulgrana, José Luis Mendilibar, y el resto de miembros de su cuerpo técnico, habían previsto inicialmente -antes de que el gobierno decretara el estado de alarma- que el martes 17 de marzo se reanudaran los entrenamientos. En principio, el Eibar iba a trabajar esta semana 4 días en Ipurua a puerta cerrada, de martes a viernes. Ahora, esta planificación se ha cancelado por el coronavirus.

Normalmente el Eibar se ejercita en Atxabalpe (Mondragón), pero iba a cambiar de escenario porque las instalaciones de Atxabalpe ofrecen menos posibilidades a la plantilla azulgrana, que dispone de más espacio en Ipurua, donde pueden estar más alejados unos de otros los futbolistas en los vestuarios. Con todo, como hay riesgo de contagio, porque en los entrenamientos se producen choques entre los jugadores, al final los componentes del plantel se ejercitarán por separado en sus domicilios.

Eibar-Real Sociedad, a puerta cerrada.

La epidemia ya condicionó el trabajo del Eibar la pasada semana. Así, el pasado martes, 10 de marzo, el Eibar-Real Sociedad (1-2) se convirtió en el primer partido disputado a puerta cerrada en la liga española por el coronavirus. Era un encuentro de la jornada 24, que se suspendió el 16 de febrero por contaminación del aire debido al incendio en un vertedero en Zaldibar. El duelo aplazado entre los dos conjuntos guipuzcoanos de Primera, tuvo lugar 3 semanas después de la fecha prevista.

Posteriormente, el viernes 13 de marzo, debía de haberse disputado el Real Madrid-Eibar en el Santiago Bernabéu. Pero la víspera, LaLiga (LFP) acordó la suspensión de las dos siguientes jornadas ligueras en Primera División. En lo que afecta al ámbito azulgranas, los dos encuentros que se aplazan son el Real Madrid-Eibar, y el Eibar-Athletic Club que se había fijado para el sábado 21 de marzo. Así, el técnico azulgrana, al no poder jugar el pasado viernes contra el Real Madrid, dio cuatro días de descanso a sus hombres: viernes, sábado, domingo, y lunes.

Medidas contra el coronavirus

La semana pasada, la entidad eibarresa ya tomó una serie de medidas contra el coronavirus, como los entrenamientos a puerta cerrada. Asimismo, suspendió los entrenamientos de los conjuntos de la cantera, salvo los del primer equipo, y el filial (CD Vitoria, de Tercera División). Aunque esta situación sólo duró un día, ya que el viernes también paró de trabajar en grupo el filial azulgrana.

El jueves pasado, el Eibar también decidió bajar la persiana de su tienda oficial, y de la oficina de atención a los socios y accionistas. Además, la mayoría de sus trabajadores comenzaron a trabajar desde sus domicilios.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
El Eibar para los entrenamientos mientras dure la alarma
El Eibar para los entrenamientos mientras dure la alarma