Se ve que al Elche se le da bien viajar a Euskadi. Ganó en Ipurua y sumó también tres puntos en Vitoria. Sorprendió con su sistema inicial, supo contener al Alavés en la segunda mitad y dio la puntilla a los albiazules en los momentos finales. Pere Milla y Tete Morente fueron los grandes protagonistas pero, en líneas generales, todo el equipo jugó a un gran nivel.

El Deportivo Alavés dio la alternativa de salida a Jota Peleteiro, en detrimento de Tomás Pina. La ausencia, por sanción, de Duarte provocó la entrada de Adrián Marín. Lucas, como era de prever, entró en el equipo inicial en lugar de Deyverson. En el Elche, Jorge Almirón se decidió por jugar también con tres centrales, dejando las bandas largas para Josan y Fidel. Eso le dio un perfil ofensivo que sorprendió bastante. Si quieren luchar por la permanencia, tendrán que mirar a la portería contraria. No en vano, se enfrentaban los dos equipos que menos remataban a portería en la Liga Santander hasta el momento.

El Alavés cumplía su partido 500 Primera división y homenajeó al presidente de los años 80 del pasado siglo Javier Martínez Balza, recientemente fallecido. Hubo un minuto de silencio antes del choque en recuerdo suyo. Desde los primeros minutos ya quedó demostrado que los ilicianos jugaban con desparpajo, con una defensa adelantada a la que no le pillaban la espalda, todo lo contrario que el Alavés, que se libró de encajar un gol antes por los fuera de juego bastante justos de los delanteros levantinos.

Los sistemas eran simétricos pero Pere Milla conseguía lo que no hacían Lucas o Joselu, desbordar. Por eso, en el 38 y trazando la línea al límite, llegó el gol del Elche después de una jugada de tiralíneas que inició el propio autor del tanto pivotando en la medular y sacando el balón hacia su derecha. Morente hizo una gran maniobra centrándose desde la izquierda y Pere Milla, tras un recorte y después de pegar el balón en Pacheco, hizo el 0-1. Antes, habían gozado de oportunidades Ximo y Ely en el Alavés y el propio Pere Milla en el conjunto franjiverde. La más clara la tuvo el central brasileño de los locales cuando remató fuera de cabeza, incomprensiblemente, un balón que era muy fácil de meter dentro de la portería.

Laguardia entró en la segunda mitad por Lejeune -con una amarilla y después de las molestias musculares de la semana- y el dibujo varió a una defensa de cuatro. En el conjunto visitante, fue Rigoni el que dejó en el banco a Sánchez Miño. Joselu la tuvo en el 48 pero el balón se le fue alto. Morente también la pudo liar en el 54 con un disparo cruzado que acertó a despejar un bien colocado Pacheco. Seis minutos después, el Elche pidió un penalti sobre Fidel y no sin razón porque pudo haber contacto. La tuvieron Lucas Pérez, Borja y Joselu en alguna ocasión pero el marcador se movió con un gran remate en el segundo palo de Tete Morente. Antes, el gran protagonista, Pere Milla, había lanzado un balón al palo tras un grave error de Rodrigo Ely.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
El Elche no es Cenicienta
El Elche no es Cenicienta