Morid en el campo” fue el escueto pero directísimo mensaje que los miembros de la Penya Juvenil 1991, uno de los principales motor de animación del Espanyol, habían dirigido a los jugadores mediante un pancartón cuando, el sábado por la tarde, abandonaban el RCDE Stadium para iniciar su camino hacia Palma de Mallorca. Solo un día después, y con la consigna recibida y cumplida, tanto los protagonistas como los aficionados pericos volvieron al mismo escenario para celebrarlo.

Unos 40 integrantes de la Juvenil aguardaban, este domingo a última hora de la tarde, en los aledaños del estadio de Cornellà-El Prat con una nueva pancarta, esta con el mensaje “Coraje y corazón”, pero sobre todo con bengalas blanquiazules, cánticos y hasta con fuegos artificiales. El objetivo no era otro que darles la bienvenida tras la trascendental victoria cosechada al mediodía ante el Mallorca (1-2), en Son Moix, que mete de nuevo al Espanyol de lleno en la pelea por el objetivo obligado del ascenso directo a Primera División.

Tan importante como sus consecuencias en la clasificación ha sido este triunfo por el rearme moral de una afición que venía viendo cómo su equipo cosechaba un mal inicio de 2021, con tres jornadas consecutivas sin ganar y solo una victoria desde antes de las Navidades. Ahora, y a pesar de que la pandemia seguirá impidiendo la presencia de público en el RCDE Stadium y el resto de campos, se vuelven a sentir los seguidores anímicamente cerca de sus futbolistas.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
El Espanyol, recibido con fuegos artificiales
El Espanyol, recibido con fuegos artificiales