EI entrenamiento en la Ciudad Deportiva de Sant Adrià fue el habitual, pero los jugadores abandonaron las instalaciones del club más rápido que de costumbre. Con dos días de descanso por delante, muchos son los que tenían un avión que coger, para visitar a la familia o irse de viaje, pues han empezado a disfrutar de un merecido descanso: desde el inicio de la pretemporada tan solo habían dispuesto de tres días de asueto hasta esta semana.

El Espanyol arrancó el curso antes de lo normal por la disputa de la primera previa de la Europa League, cuya ida se jugó el 25 de julio.

Antes de dicha fecha el equipo se concentró en Torremirona y disputó dos partidos amistosos, ante el Peralada y el Lens. Tras el partido ante los islandeses jugaron (en Inglaterra) contra el Sheffield y disputaron el partido de vuelta, en Islandia, el 1 de agosto. Todo ello sin gozar de un solo día libre.

El primero llegó el viernes dos, día en que el equipo llegó de Islandia. Tuvieron libre, pero teniendo en cuenta que aterrizaron en el Prat a las 5:30 de la madrugada tras jugar un partido fue más bien un día de recuperación. Cuando sí tuvieron dos días de fiesta consecutivos fue el fin de semana del 10 y 11 de agosto, el previo al arranque liguero. Tras dejar sentenciada la eliminatoria ante el Lucerna en el partido de ida (0-3) Gallego les dio libre el fin de semana.

La ausencia de días de descanso seguirá siendo la tónica en los próximos meses, pues el equipo afrontará un tramo de calendario con tres competiciones que reducirá notablemente el tiempo de descanso.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
El Espanyol solamente tuvo tres días de descanso de 62
El Espanyol solamente tuvo tres días de descanso de 62