El Leganés luce orgulloso los resultados de su cantera y en especial del primer filial, del Leganés B. Los de Carlos Martínez y David Valleros (leyendas pepineras) son líderes del subgrupo B en la Tercera Madrileña (Grupo VII) con cuatro victorias de cuatro partidos disputados. Doce de doce puntos posibles, hito que, en toda la categoría, sólo han logrado otros cinco equipos por el momento, todos históricos de Tercera y ninguno de ellos filiales.

El Sant Andreu (Cataluña), el Andratx y el Calviá (Baleares), la Gimnástica Segoviana (Castilla y León) y el Montijo (Extremadura) son los conjuntos que, por ahora, y como el Leganés B, lo han ganado todo. Escuadras de poderío que demuestran lo complicado de la gesta blanquiazul, más si se tiene en cuenta las circunstancias del equipo pepinero esta temporada.

Un proyecto nuevo

El Lega B se ha despoblado de muchos de sus últimos jugadores importantes. Algunos, como el caso de Manu Garrido, marchó cedido al Hércules de Segunda B. Le ha seguido la senda Aymane, que acaba de firmar su préstamo al Chabab de la Segunda marroquí. De los que completaron el curso pasado bajo las órdenes de Javier Aguirre en Primera tampoco ha continuado Amores, que ha retornado al Getafe B, ni Avilés, promocionado al primer equipo como un jugador relevante en los planes de Martí.

El caso es que el proyecto se ha reformulado y lo hecho para configurar un bloque ecléctico en el que se mezcla la presencia de algunos veteranos (Lombo, Iván), refuerzos que han debutado ya en Segunda con los mayores (Javi Rubio) e incluso algún extranjero, como el brasileño Cassio Junior, ex de las inferiores del Sao Paulo y ahora centrocampista blanquiazul.

En el nombre de Iván

Bajo esa fórmula y con dos mitos blanquizules al frente, este Leganés B ha iniciado imparable ante circunstancias de todo tipo. Algunas de tinte incluso trágicas. Ayer, por ejemplo, ante el Atlético de Pinto (triunfo 1-2), el capitán del equipo, el antes citado Iván López, sufrió una grave lesión. El tobillo se le dislocó y tuvo que ser sustituido entre el fuerte shock de sus compañeros.

“Era lo que más preocupados nos tenía desde que se ha lesionado y aún faltaba media hora de partido. Por lo menos hemos conseguido la victoria. La hemos conseguido para dedicársela”, reconocía en los medios de club el entrenador, Carlos Martínez. El chaval ha pasado la noche en el hospital después de que le colocaran el tobillo. Será baja por un tiempo prolongado, pero no es la peor de las lesiones que se podía esperar.

Que Iván fuera el lesionado añadía más carga de profundidad emocional a la baja. Líder del vestuario, es además el jugador de todo el club que más tiempo ininterrumpido lleva en el Leganés y un ejemplo para las inferiores. Ayer, además, se cumplía un año de su mayor logro, cuando fue convocado con los mayores para el partido ante la Real Sociedad. Ironías del destino.

Una dolencia que llegó después de que Tahif viera la roja y dejara al equipo con diez. Pese a ello, el Lega venció y aguantó el arreón de un Pinto que, de mano de uno de los héroes del ascenso a Primera del Leganés, de Borja Lázaro, amagó con el empate. No lo consiguieron y ahora Carlos Martínez y sus chicos sueñan con ser imparables. “Algunos recurrirán al tópico de ‘Ya caerán’ Pues a lo mejor no… a ver si podemos ampliar la racha y mejorar la cosa todavía”, deseó este ex futbolista del Lega y la temporada pasada asistente de Javier Aguirre en el primer equipo.

 


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
El Leganés luce filial imbatible incluso en los peores escenarios
El Leganés luce filial imbatible incluso en los peores escenarios