El Leganés notificó a última hora de anoche la presencia de un positivo por COVID-19 en su plantilla. Es la primera vez que un futbolista pepinero (su identidad no se ha revelado) resulta contagiado por el coronavirus, pero no es el primer miembro relevante del Leganés que la sufre. Antes de que se declarara el estado de alerta en marzo, su director general, Martín Ortega, fue diagnosticado positivo y provocó un terremoto en Butarque. Desde entonces, y pese a que el virus se ha convertido en postal recurrente, el Leganés ha logrado regatear nuevos contagios. Hasta ahora.

Curiosamente ayer se cumplieron siete meses exactos desde que a Martín Ortega le diagnosticaron su positivo. Aunque el club lo hizo público el día 13 de marzo, el director general del Leganés ya supo del resultado un día antes, el 12 de marzo. Fue aquel incidente una advertencia que forzó al club a dar pasos hacia el confinamiento preventivo.

La entidad, junto con Javier Aguirre, habían tenido previsto seguir con los entrenamientos pese a que LaLiga había anunciado poco antes la suspensión de la competición. El positivo de Martín Ortega tiró por tierra los planes y obligó al Leganés a ordenar el confinamiento de sus jugadores en sus residencias habituales de Madrid bajo la amenaza de sancionar a aquellos que se marcharan a sus lugares de origen. Ortega había compartido una reunión con toda la plantilla apenas cuatro días antes de su positivo. De ahí el apercibimiento de la entidad a los suyos. Sólo 24 horas después del anuncio del Leganés, el Gobierno decretó el estado de alarma que extendió el confinamiento general de todo el país.

Desde entonces, el Leganés siguió los protocolos de LaLiga y, tanto en la reanudación del campeonato, como en el inicio de la pretemporada y del curso en Segunda, evitó los contagios. Lo hizo aún incluso cuando el riesgo era mayor, como a la vuelta de vacaciones. La era de José Luis Martí se estrenó sin un solo positivo entre sus miembros. Y así ha seguido hasta que ayer se hizo público este primer caso.

El club ha anunciado hoy que los entrenamientos están pautados con la normalidad prevista desde principios de semana. Los blanquiazules han gozado hoy de día libre y mañana retornarán al trabajo después de que ayer se ejercitaran en una sesión de trabajo individualizado debido al positivo detectado. Tal y como dicta el protocolo. El club someterá a la plantilla a un nuevo PCR para descartar nuevos contagios. En el Leganés creen que no habrá casos nuevos y esperan poder afrontar la visita al Logroñés sin alteraciones.

 


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
El Leganés, siete meses regateando al COVID-19
El Leganés, siete meses regateando al COVID-19