El Real Zaragoza cuenta sus dos primeros amistosos de pretemporada por derrotas tras perder esta tarde frente al Nàstic. Un rival de Segunda B que fue bastante superior al equipo de Rubén Baraja, totalmente inofensivo en ataque. Los aragoneses volvieron a quedarse sin marcar y únicamente realizaron tres remates durante los noventa minutos; uno desde fuera del área a las manos del portero y dos de cabeza que salieron bastante desviados.

El Zaragoza acudió a Tarragona con las ausencias de Guti, Kagawa, Zanimacchia, Jair, Bermejo, Toro Fernández, James y Raí y a todos ellos se unió Lasure, que se quedó en la capital aragonesa debido a un proceso gástrico leve. Rubén Baraja mantuvo el 4-4-2 en un once en el que únicamente repitieron Papu y Nick Buyla respecto al amistoso del sábado pasado frente al Getafe. El georgiano volvió a jugar como delantero, en esta ocasión junto a Narváez, mientras que el canterano ocupó la banda derecha, dejando la izquierda para Marcos Baselga.

El Zaragoza, que estrenó su segunda equipación, salió decidido a tener el control del balón, pero únicamente las internadas por la banda izquierda de Chavarría llevaban algo de peligro al área rival. El Nástic, por su parte, esperaba bien ordenado atrás para robar y salir a la contra y de esta manera gozó de las primeras ocasiones. En la primera de ellas, Joan Oriol no llegó a acertar en el remate cuando estaba solo en el segundo palo y poco después fue Gerard Oliva quien disparó bastante desviado tras una pérdida de Zapater.

Parecía que los aragoneses se iban a quedar sin tirar en los primeros 45 minutos por segundo partido consecutivo, pero Papu probó fortuna desde fuera del área en una de las últimas jugadas. Y cuando todo hacía pensar que se iba a llegar con 0-0 al descanso, Bonilla sacó un córner, Jesús Rueda prolongó al segundo palo y ahí apareció Pedro para adelantar al Nàstic.

Tras la reanudación, un nuevo córner volvió a poner en apuros al Zaragoza, pero en esta ocasión Ribelles llegó muy forzado al remate. El Nástic seguía teniendo las mejores ocasiones, pero ni

Fausto Tienza ni Joel Lasso estuvieron acertados en la definición. También tuvo el 2-0 en sus botas Pol Ballesteros, que tras un saque de puerta botado por su propio portero se quedó solo delante de Ratón e intentó superarlo sin éxito con una vaselina.

Tras esta ocasión llegó el carrusel de cambios en el Zaragoza, que ya en el descanso había realizado cuatro sustituciones, y Francho, un mediocentro, al igual que Nick, ocupó la banda derecha. Una prueba más de Baraja, que tendrá que trabajar entre otros aspectos el balón parado, ya que el Nàstic volvió a crear peligro en una falta lateral, pero Ratón consiguió detener el remate de Grifell. De esa misma forma respondió el Zaragoza, pero Francés cabeceó demasiado desviado.

Justo antes de la pausa de hidratación, el Nàstic pudo sentenciar el choque desde los once metros. El colegiado señaló un riguroso penalti de Adrián sobre Fran Carbia, pero Ratón, que se adelantó ante la ausencia de VAR, adivinó las intenciones de Pol Ballesteros en el lanzamiento. El Zaragoza aún tenía algo más de un cuarto de hora para buscar el empate y su mejor ocasión llegó en un córner botado por Francho que Guitián cabeceó desviado. Era el tercer remate de un equipo que tiene mucho por mejorar de aquí al inicio de temporada.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
El Nàstic se impone a un Zaragoza inofensivo
El Nàstic se impone a un Zaragoza inofensivo