Uno de los secretos mejor guardados del vestuario es el orden de ubicación de las taquillas de los futbolistas. Nada es aleatorio y se sigue una estricta configuración -el diseño del espacio es de una u invertida-, teniendo en cuenta las afinidades y los galones de los jugadores. Ronald Koeman ha participado activamente a la hora de elegir el orden, tras consultar con los capitanes y el delegado Carles Naval, con la prioridad de conseguir un ambiente profesional y fomentar el buen rollo en el grupo.

La marcha de jugadores importantes este verano, así como la llegada de muchos futbolistas jóvenes, ha obligado a hacer un nuevo dibujo dentro del vestuario en busca de una inclusión más efectiva. Que los jóvenes y los nuevos no se sientan apartados, y que se adapten de forma rápida, era uno de los retos más importantes en el inicio de curso. De ahí que se ha intentado monitorizar a los recién llegados para que estén tutelados por algún jugador de referencia. Sergiño Dest, por ejemplo, está junto a Frenkie de Jong, ambos ex jugadores del Ajax, mientras que a Miralem Pjanic se le ha ubicado al lado de Sergio Busquets, ambos jugadores veteranos y de peso dentro del equipo.

A los chavales del filial que han subido esta temporada al primer equipo -Ansu Fati, Araújo y Riqui Puig- les han dado diferentes roles. A los dos primeros los han colocado juntos, pero con el pequeño apunte de que el joven delantero también tiene a Piqué de compañero de vestuario. A Riqui Puig se le ha colocado entre Trincao y Braithwaite, seguramente para que haga de ‘cicerone’ del extremo luso. Mientras que Neto tutela a Matheus, con la excusa del idioma, ambos son brasileños, como principal argumento.

Al clan francés también se les ha dado cierta bola: Démbele y Umtitu están juntos, mientras que Griezmann se encuentra el el núcleo duro del vestuario, flanqueado por Alba y Ter Stegen, y a sólo dos taquillas de los capitanes Messi y Sergi Roberto. Quien se encuentra un poco más apartado es Lenglet, con De Jong y Aleñá.

Coutinho es el único de los nuevos que no necesita una mayor adaptación al conocer perfectamente a la mayoría de sus compañeros. En su caso, le han colocado al lado de Sergio Busquets, en el bloque de jugadores con galones.

Premio a Iñaki Peña

Un gesto muy aplaudido por el vestuario es que Koeman ha decidido darle una taquilla a un jugador del filial que no tiene dorsal. Tradicionalmente sólo tienen taquilla fija aquellos futbolistas que tienen dorsal del primer equipo, mientras que el resto han de utilizar una taquilla sin número ni foto. Esta temporada, tres jugadores con ficha del primer equipo formalizada este verano -Fati, Araújo y Puig- ya pueden disfrutar de su taquilla. Pero también, el portero Iñaki Peña, pese a no tener ni ficha ni dorsal del primer equipo, ha visto recompensado su esfuerzo, con una taquilla propia y personalizada. En su caso, abre uno de los laterales, con Aleñá como compañero.

La taquilla de Messi

Para quien tiene curiosidad de saber dónde se encuentra la taquilla de Leo Messi, confirmar que está en una situación privilegiada -en frente y centrada- como corresponde al primer capitán, para poder controlar todos los movimientos de sus compañeros, con Ter Stegen en un lado, y Trincao, al otro.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
El nuevo orden de Koeman
El nuevo orden de Koeman