Al Rayo se le ha mojado la pólvora en las dos últimas jornadas. Los franjirrojos no consiguieron hacer diana contra Lugo y Almería, lo que les condenó a la derrota —por la mínima— en ambos partidos. Sin embargo, esta situación no es nueva para los vallecanos que se han quedado sin ver portería en el 45% de sus encuentros —cinco de once— y sólo consiguieron arañar un punto frente al Oviedo (0-0) cuando esto fue así.

Esta sequía goleadora se ha pronunciado en su papel como visitante, donde sólo ha hecho dos tantos —Mallorca y Albacete— y ambos llevaron la firma del pichichi Isi. El primero de ellos sí dio los tres puntos, pero el segundo resultó estéril ya que el Rayo cayó (2-1) en el Belmonte. Esta ha sido la única ocasión en la que los franjirrojos marcaron y no ganaron de la temporada. La excepción a una regla, cuyo punto álgido llegó ante el Málaga (4-0), su récord realizador por ahora.

El conjunto vallecano, de momento, lleva once goles en su casillero. No alcanza los 16 del Espanyol, el más voraz de toda la Segunda; ni está en alerta roja como el Alcorcón, con tres. Sin embargo, sus cifras no son tan ricas como las de los últimos años. De hecho, este es el Rayo menos goleador del último lustro a estas alturas. Lejos de los 17 tantos de las campañas 19-20 y 17-18 e inferior a los trece de las 15-16 y 16-17 y los doce de la 18-19. Sólo el de la 13-14 había marcado menos, ocho, aunque entonces el equipo militaba en Primera.

A pesar de que el Rayo de Iraola ha perdido mordiente arriba, ha ganado mucha seguridad defensiva. Hasta el punto de que no había encajado tan poco en la última década. Los franjirrojos sólo han recibido nueve dianas, dos menos que el equipo de 10-11, que ostentaba los mejores números hasta el momento con once.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
El Rayo se queda sin pólvora
El Rayo se queda sin pólvora