El Rayo se sentía poderoso en casa. No era para menos. Esta temporada había contado por victorias cada uno de sus partidos como local hasta que ayer llegó el Almería y, en el último minuto, le tumbó —de nuevo a balón parado— con un cabezazo de Cuenca. Los franjirrojos no caían en Vallecas desde el pasado 8 de marzo. Ocho meses habían transcurrido desde el triunfo del Elche (2-3) frente a un Rayo con diez jugadores, por la roja a Isi en el 62′. Otra similitud con lo vivido este domingo, puesto que la expulsión a Advíncula en el 27′ marcó, sin duda, el rumbo del encuentro.

A lo largo de estos meses, en los que también se produjo el parón por la pandemia de coronavirus, el Rayo ha enlazado siete triunfos y tres empates. Con Paco Jémez en el banquillo, vencieron a Albacete —en la segunda parte pendiente del choque aplazado por los cánticos y pancartas contra Zozulia—, Fuenlabrada y Numancia, mientras que cosecharon un empate contra Sporting, Málaga y Las Palmas. Ya con Iraola llegaron las cuatro victorias restantes ante Sabadell, Málaga, Espanyol y Fuenlabrada.

Además, esta derrota a manos del Almería les ha sacado de los puestos de playoff. “Siempre es negativo perder en casa, pero sobre todo por la manera en que ha sido. Si hubiéramos conseguido un punto nos habríamos ido contentos. Nuestro esfuerzo merecía más. A efectos clasificatorios nos caemos de la promoción y eso te mete un poco de presión con respecto al próximo partido, contra el Sporting en el Molinón”, explicó Iraola, técnico de un Rayo que llegó a colocarse líder en la segunda jornada.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
El Rayo volvió a caer derrotado en Vallecas ocho meses después
El Rayo volvió a caer derrotado en Vallecas ocho meses después