El Madrid regresa a La Rosaleda, un campo muy especial en particular para Zinedine Zidane, que consiguió allí su primera Liga como entrenador del Madrid. Ese título que premia el trabajo diario y al que Zizou atribuye mayor dificultad que ganar la Champions. Aquella fue la noche del 21 de mayo de 2017. El equipo madridista llegaba a la última jornada con tres puntos de ventaja sobre el Barcelona, pero el goal average particular perdido. Así que necesitaban puntuar. Su rival, el Málaga, se había despegado del descenso tras un gran tramo final de temporada, quedando sin nada en juego. Míchel, exmadridista, era el entrenador de aquel equipo. Esto despertó las especulaciones, especialmente en Barcelona, respecto a una posible ayuda para que el equipo blanco levantase el título. “Nuestra obligación es defender la camiseta del Málaga”, comentó en una rueda de prensa previa algo tensa.

El once que dispuso Zidane en aquel partido fue: Navas, Danilo, Varane, Ramos, Marcelo, Modric, Casemiro, Kroos, Isco, Cristiano y Benzema. Estos dos últimos fueron los autores de los goles (0-2). El portugués apenas necesitó un minuto y 37 segundos para poner al Madrid por delante y el francés remató la faena en el 55′.

La celebración del título sobre el césped arrojó varias anécdotas. Era la primera vez que la mayoría de jugadores de la plantilla blanca conquistaban la Liga. De la anterior, cinco años antes, sólo repetían Pepe, Ramos, Varane, Marcelo, Coentrao, Cristiano y Benzema. Modric y Bale, que tenían ya dos Champions en su palmarés pero conquistaban esa noche su primera Liga, deambulaban por el campo en busca de la copa. “¡¿Cómo?! ¿Que no hay trofeo?”, decía incrédulo el croata, en una conversación captada por las cámaras de El Día Después. Entonces se le entregaba al campeón en el primer partido en su campo la temporada siguiente o, si acaso, en el último como local si lograba el título con jornadas de antelación. La cara de Modric era un poema de perplejidad, mientras Bale acabó desahogándose con Cristiano. “Es una j… broma”, decía el portugués.

En sala de prensa, Zidane realzaba el valor que tenía conquistar esa Liga: “Como entrenador no hay más. Profesionalmente es el día más feliz de mi vida. Más que esto no se puede conseguir. Se pueden lograr más cosas, pero hoy, personalmente es el día más feliz. Para nosotros era importante. El día a día es la Liga y cuando la ganas es muy importante“.

Más de tres meses después, el 27 de agosto, Ramos y Marcelo recibieron en trofeo en el palco del Bernabéu antes de recibir al Valencia. La RFEF ha corregido esa anomalía y en las dos últimas dos temporadas el vencedor ha recibido la copa el día que se proclamó campeón. El pasado julio Modric y Bale ya sí pudieron festejar la Liga 34 de los blancos con el trofeo presente en el Di Stéfano.

Además de aquel título, al Madrid se le han dado bien sus visitas a la Costa del Sol. Desde la refundación del Málaga CF, sólo perdió en una de sus 18 visitas oficiales a La Rosaleda. Fue un 3-2 en diciembre de 2012, la noche que Mourinho sentó por primera vez a Casillas.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
El recuerdo de la primera Liga de Zidane y el campeón sin trofeo
El recuerdo de la primera Liga de Zidane y el campeón sin trofeo

Compartir
Artículo anteriorTer Stegen, el nuevo liderazgo