Como si fuera su clavo ardiendo, Las Palmas lo ha fiado todo en este último tercio de la temporada a Pepe Mel, motivador por excelencia. La entidad destituyó a Manolo Jiménez cuando el equipo estaba en promoción, Herrera dijo adiós perdido en la tabla y con escasa sensación de control de la situación y Mel llegó la semana pasada sin nada que perder y la gloria por ganar. El cambio, hasta la fecha, funciona a la perfección: 0-1 ante el Deportivo en el debut del entrenador madrileño. Sin embargo, advierte: “No hemos hecho nada”.

Se apunta Mel a aquello de no tocar lo que funciona. Tanto es así que el equipo titular de esta tarde ante el Mallorca podría ser el mismo que hace una semana ante el Depor, apenas con un cambio obligado por la lesión de Araujo. Sin descartar a Maikel Mesa, Rafa Mir tiene muchas opciones de escoltar a Rubén Castro en el frente del ataque de la Unión Deportiva.
Asimismo, el centro de la zaga se mantendrá inalterable, repitiendo la dupla David García-Aythami Artiles, siendo este decisivo con su gol en Riazor. Sorprendió la ausencia en la convocatoria de Cala, indiscutible siempre, tanto da que fuera con Manolo Jiménez como con Paco Herrera, que hace una semana no viajó por sanción y ahora se queda fuera por decisión técnica como, una vez más, los hermanos Castellano.

Mientras, el Mallorca llega con objetivos muy claros: volver a ganar lejos de Son Moix y alcanzar los 48 puntos, lo que sumado a los tres que le corresponderán el día del Reus, confirmaría que con 51 se asegura prácticamente la permanencia. Su novedad más significativa está en el regreso de Marc Pedraza. En estas condiciones afronte Las Palmas la segunda de sus 14 finales con Mel. Pidió 9 victorias. Le quedan 8. Continúa la cuenta atrás.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
El tren del ascenso pasa por el estadio de Gran Canaria
El tren del ascenso pasa por el estadio de Gran Canaria