Gerard Piqué era el primero que no tenía muy claro el diagnóstico inicial de los médicos del Barcelona sobre que se trataba sólo de un fuerte esguince en su rodilla derecha. “He notado un crac”, seguía insistiendo el jugador, mientras apenas podía apoyar el pide derecho, con síntomas evidentes de dolor. Sin embargo, el médico Lluis Til le insistía que no había ligamentos afectados y que se trataba de un esguince de grado tres. El tiempo de baja sería de unos dos meses. Con esta información se fue Piqué a la cama. Sin tenerlas todas consigo porque el dolor era muy fuerte y la rodilla estaba muy inestable.

Las pruebas del domingo dieron la razón a Piqué. No era sólo un esguince de grado tres en el ligamento lateral interno sino que la lesión, tal como se temía en un principio, iba mucho más allá: la ecografía demostraba claramente que tenía el ligamento cruzado lateral anterior afectado, por lo que el tiempo de recuperación se podría alargar en unos meses más.

Por ahora en el club no se informa que el jugador tenga que pasar por el quirófano para solucionar esta lesión, aunque habrá que esperar la evolución de la rodilla del jugador para tomar una decisión definitiva al respecto.

En el comunicado médico sólo se especifica que el jugador será “baja” y que su evolución marcará la disponibilidad, pero a día de hoy parece muy claro que estamos hablando de un tiempo no inferior a los tres meses para volver a los terrenos de juego, siempre y cuando no tenga que pasar por el quirófano.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Grave lesión de Piqué: esguince y ligamento afectados
Grave lesión de Piqué: esguince y ligamento afectados