Cuando Guido Rodríguez aterrizó en Heliópolis el pasado mes de enero, multitud de dudas se posaron sobre sus posibilidades de tener éxito en LaLiga. Sus primeros encuentros despertaron un temor que ahora desapareció: el argentino se asentó en el Betis bajo los mandos de Manuel Pellegrini y también tiene minutos con la selección albiceleste. Más allá de llegar procedente del fútbol mexicano, Guido convenció desde el inicio de esta campaña y quiere que su protagonismo tenga continuidad para confirmar que su elección no fue ninguna casualidad.

Pellegrini depositó su confianza en Guido desde el minuto uno. Es el cinco que quiere en su esquema y sólo le defraudó en la cita ante el Getafe. Esa debacle señaló a casi todo el equipo, aunque el argentino no se movió del once del técnico chileno. Su baza, de momento, equilibra la apuesta ofensiva del equipo verdiblanco, incluso bajo la hipotética necesidad de que sea Canales, eminentemente ofensivo, el que lo acompañe en el doble pivote de ese 4-2-3-1. El sistema es intocable para Pellegrini y por ahora también lo es Guido Rodríguez. Su reemplazo es Paul Akouokou, una pieza de la cantera que tomó el premio del primer equipo ante las circunstancias y que no tiene experiencia en la élite.

Guido también genera cierto grado de entusiasmo en Argentina. Sus buenos minutos en el último choque de su selección abren una puerta a que puedan entregar consistencia a un centro del campo que varió mucho de piezas en los últimos años. En sólo algunos meses, Guido enterró fantasmas para confirmar que su tiempo de adaptación a LaLiga era una necesidad. Sonríe Argentina, deseosa de que dé un salto cualitativo; también el Betis, consciente de que lleva demasiadas temporadas esperando que un medio centro entregue el ansiado equilibrio sobre el césped.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Guido, el ‘cinco’ que convence a Pellegrini y a Argentina
Guido, el ‘cinco’ que convence a Pellegrini y a Argentina