Vicente Iborra es ahora mismo intocable para Unai Emery, siendo fijo en cada alineación del técnico vasco. Lo curioso, es que la temporada no arrancó así, ya que Iborra no era ni mucho menos titular. El mediocentro valenciano sumó solo 90 minutos en los tres primeros partidos, entrando siempre desde el banquillo. Una tendencia que ya cambió tras la goleada recibida en Barcelona, partido en el que el medio ya salió en la segunda parte, tras la debacle del equipo y del sistema con solo dos pivotes.

Emery ha pasado a jugar con un dibujo de 1-4-3-3, con un trío en el medio formado por el mismo Iborra, acompañando a Trigueros y Parejo de forma más habitual. Tras esa aparición del centrocampista valenciano en el medio, el equipo empezó a ganar y pasa a ser un once más fiable. Desde ese mismo momento, Iborra se convierte en fijo y ha jugado los 90 minutos de los seis partidos de Liga, siendo titular en dos de los tres partidos de Europa League. Los 823 minutos acumulados hasta hoy solo lo hacen estar por detrás de Raúl Albiol (971 minutos), Pau Torres (900) o Moi Gómez con (871).

Iborra ha sido la pieza que ha equilibrado al equipo y el pegamento con el que Emery ha encontrado la solidez. Lo ha hecho aportando más fortaleza defensiva y dinamismo en la recuperación. Siendo una pieza clave para los centrales, ya que además ayuda y mejora el juego aéreo. A ello, se suma que es la primera opción para dar salida al balón desde atrás, ayudando a Trigueros y Parejo con una media de 50 pases y con un acierto cercano al 90%. Desde dicho cambio, el Villarreal no ha perdido y tras jugar nueve partidos ha sumado siete victorias y dos empates.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Iborra, el pegamento que ha dado solidez al equipo de Emery
Iborra, el pegamento que ha dado solidez al equipo de Emery