Iñigo Martínez llega al partido cien como león el lunes ante el Betis. Lejos queda la enorme polvareda que se levantó en Donostia cuando un jugador de la Real cruzaba la AP-68, algo así como un gesto de traición. El central de Ondarroa llegó a San Mamés para sustituir a Laporte, que se fue en el mercado invernal de 2018. Dos veces ha pisado Anoeta desde entonces y especialmente la primera fue durísima, con billetes con su rostro lanzados a su paso.

Ibaigane abonó su cláusula de 32 millones a la Real Sociedad y se convirtió en el traspaso más caro de la historia del Athletic, superando los 12 millones que en su momento se desembolsaron por Roberto Ríos. La ganancia era evidente, ya que por Laporte se cobraron los 65 millones de su blindaje. Yuri y Berenguer, que han venido más recientemente, no han llegado a esa cifra que se abonó por el internacional. Iñigo, presente en la última citación de La Roja, aspira a colarse en la Eurocopa, y hacer compañía a Unai Simón.  

Su debut como rojiblanco se produjo el 4 de febrero de 2018, en aquel 2-0 ante el Girona en el que Ziganda apostó por una defensa de cinco y Andoni López disputó su único partido oficial con la camiseta del Athletic. Después ha seguido siendo intocable para Berizzo y Garitano, normalmente haciendo pareja con Yeray, aunque en ocasiones el deriotarra ha puesto a tres centrales y se ha colado Núñez. casualmente su único gol como león se lo metió al Betis, el próximo rival, rematando de tacón un centro al primer palo de Córdoba. Ese tanto supuso los primeros tres puntos para el Athletic después del confinamiento. A los verdiblancos ya les metió un tanto prodigioso como txuri-urdin, un disparo desde el centro del campo.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Iñigo Martínez, de odiado en Donostia a centenario en Bilbao
Iñigo Martínez, de odiado en Donostia a centenario en Bilbao